Local

Valderas descarta pedir al Estado el ‘rescate’ financiero para Andalucía

El vicepresidente defiende la solvencia de las cuentas de la Junta y denuncia que la ayuda estatal es un “atentado al Estatuto”

el 21 jul 2012 / 09:07 h.

TAGS:

El vicepresidente del Gobierno andaluz, Diego Valderas.

Andalucía tiene ante sí una intervención forzada y otra voluntaria. El Gobierno central acaba de crear un instrumento de financiación para aliviar el grave problema de liquidez que padecen las comunidades autónomas, un mecanismo parecido al que la UE ha utilizado para rescatar a Grecia, Irlanda y Portugal. El Fondo de Liquidez Autonómico dispone de 18.000 millones para que las regiones puedan hacer frente a sus vencimientos de deuda antes de que finalice el año. Andalucía, después de Cataluña (5.755 millones) y la Comunidad Valenciana (2.883) es la tercera región que más vencimientos de pagos tiene pendientes en los próximos meses: más de 1.600 millones. Hace tres días, la agencia de calificación Moody´s apuntaba que estas tres comunidades serían las primeras en pedir el rescate financiero. Valencia ya lo ha hecho. Madrid no descarta hacerlo. Andalucía, según subrayó ayer el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, no lo hará.

A cambio de recibir ayuda financiera los gobiernos regionales cederían al Estado parte de su autonomía (el presupuesto regional es el motor que pone en marcha la política autonómica). Valderas explicó que Andalucía "tiene un diferencial amplio de más solvencia que otras comunidades". También el presidente José Antonio Griñán lo ha recordado con insistencia cada vez que el Ministerio de Hacienda focaliza en esta región su temor a que el desvío del déficit público de las comunidades ponga en riesgo la estabilidad financiera del país. Andalucía está por debajo del endeudamiento medio, ocupa el puesto once en deuda sobre el PIB regional (9,8%) por detrás de Cataluña, Valencia o Castilla-La Mancha. "También está por debajo de las comunidades de alta población y menor territorio", dice Griñán. Valderas añadió ayer que la deuda andaluza es de 1.500 euros por habitante, y que por tanto "hay todavía un camino por delante antes de acudir" al fondo de rescate. No obstante, la decisión de pedir ayuda al Gobierno compete a la Consejería de Hacienda, que es quien elabora el Presupuesto autonómico y quien tiene una idea más clara de los problemas de tesorería y acceso al crédito bancario de la Junta. El depatamento que coordina Carmen Martínez Aguayo aseguró ayer que todavía no se ha tomado ninguna decisión al respecto.

Para el Ejecutivo andaluz, el Fondo de Liquidez Autonómico es la fórmula de la "intervención indirecta y con consentimiento". A la Junta le supondría un coste político tremendo pasar por ese aro, después de haber sorteado en los últimos meses y con mucha dificultad los amagos del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de hacerse con el control de las cuentas andaluzas. Aceptar el dinero de Madrid puede ser la única vía a la asfixia financiera que ahoga a las comunidades, pero conlleva aceptar duras condiciones presupuestarias: el Gobierno, no la Junta, decidiría dónde y cómo recortar del presupuesto andaluz, y sometería el gasto autonómico a un control mes a mes.

"El rescate", dijo Valderas en una entrevista a la Cadena Ser recogida por Europa Press, "es un paso atrás en todo lo que ha sido el desarrollo de la arquitectura del Estado en los últimos 32 años. Con unas condiciones tan leoninas, supone un atentado contra cualquier Estatuto de autonomía. El escenario económico es difícil pero no puede venir a robar lo que ha sido el desarrollo del título octavo de la Constitución".

El vicepresidente participó el pasado 19 de julio en la masiva manifestación de ciudadanos para protestar contra los recortes del Gobierno. Un día después, él mismo recibió pitidos y abucheos de funcionarios andaluces, indignados por los ajustes que ha aprobado la Junta. Valderas sostiene que la indignación popular debe ir dirigida a Madrid. "Hay una clara imagen de persecución, de asfixia a Andalucía", dijo, y volvió a apelar al espíritu del 28-F, en defensa de la autonomía andaluza. Griñán está citado el 30 de julio con el presidente Mariano Rajoy, y el número dos de la Junta espera que en esa reunión se recupere la "lealtad institucional" del Estado con Andalucía. El secretario de Economía del PSOE-A, José Caballos, también descarta el rescate, "salvo que Montoro siga asfixiando a las comunidades", matizó ayer, en cuyo caso el Gobierno andaluz "se plantará".

El Ministerio de Hacienda ha convocado a la consejería del ramo a una reunión técnica para revisar las cuentas andaluzas, ha pedido más información sobre el grado de ejecución del Presupuesto regional de 2012 y sobre el impacto de las medidas de ajuste de la Junta. Según Aguayo, Montoro "desde el principio ha manifestado sus sospechas" sobre la viabilidad de Andalucía para cumplir con el objetivo de reducir el déficit al 1,5% del PIB y amaga con hacer uso de la Ley de Estabilidad para intervenir las cuentas andaluzas. 

  • 1