Local

Valderas cede el liderazgo de IU pero no aclara si será el próximo candidato

El informe de gestión del líder saliente fue respaldado por una holgada mayoría, con el 74% de los votos.

el 14 jun 2013 / 20:09 h.

TAGS:

Valderas Diego Valderas consiguió ayer que su informe de gestión como coordinador regional de IU en los últimos cuatro años recabase un 74% de apoyos, seis puntos por debajo que en 2008, en un proceso congresual atípico por la ausencia casi total de voces discordantes. Valderas abandona la dirección de la federación de izquierdas tras 12 años y medio, pero su discurso no fue un epílogo, más bien una reivindicación de sí mismo y de su equipo, que es el mismo que apadrina al que previsiblemente será su sucesor, Antonio Maíllo. El ya excoordinador da un paso atrás, pero dejará un pie en la ejecutiva, seguirá en la Junta como vicepresidente y coordinando las carteras que gestiona IU (Vivienda, Turismo y Relaciones Institucionales) y no descarta volver a ser el candidato a las autonómicas en 2016 si el partido se lo pide. Valderas y Maíllo. . / José Carlos Cruz (ATESE) Valderas y Maíllo. . / José Carlos Cruz (ATESE) Por delante un reto: disputar al PSOE, socios de Gobierno, sus 30 años de hegemonía en la izquierda andaluza. Valderas llamó ayer a hacerlo: “Tenemos capacidad”. El onubense tomó el mando de IU en 2000 y desde entonces ha lidiado con una organización sacudida por los desencuentros. Durante estos años se ha visto obligado a renovar, con más o menos éxito, el mismo reto político de cara al futuro: la necesidad de recomponer la cohesión interna de la federación, que quedaba hecha trizas después de cada asamblea. En su informe de ayer no olvidó recordar lo convulso de los procesos congresuales que ha vivido, en contraste con la aparente calma que se vivió ayer en la 19 asamblea regional, que se celebró en Bollullos (Sevilla). “Me hubiera gustado que en el 2000, este proyecto hubiera tenido la misma salud interna y externa que presenta ahora”, dijo. En este momento, la coalición andaluza de IU, la de mayor peso en la organización federal, es también la que más poder institucional ostenta en el país, como parte del Gobierno andaluz junto a los socialistas. Valderas ha sido el líder autonómico que más se ha significado para que las políticas andaluzas que llevan el sello de la coalición sirvan de plataforma a Cayo Lara y su proyecto de Estado para el conjunto de la nación: “Por fin IU-CA habla de tú a tú al resto de partidos, y es un pilar fundamental para la IU federal”, dijo. Todo esto forma parte del legado de Valderas, por eso el líder saliente se va, pero se queda, y a partir de ahora formará parte de una nueva IU con una dirección colegiada con más voces. “Decir que habrá bicefalia es simplificar. Aquí habrá más de dos cabezas pensando”, explicó un miembro de la ejecutiva saliente. La autocrítica en el informe de gestión se circunscribió, como es tradición desde hace 13 años, a los problemas de organización y las dificultades financieras que impiden que IU termine de despegar. Valderas habló de las “limitaciones en el plano organizativo”, demandó “más militancia y más implantación territorial”, sobre todo de cara a las próximas municipales. “No se puede recorrer toda Andalucía con tres liberados y medio. Tenéis que acabar con esa situación para convertir IU en una formación hegemónica en el panorama político”, gritó apelando a la nueva dirección. Valderas seguirá con un pie en la ejecutiva [un cargo por definir], seguirá siendo vicepresidente e interlocutor de su formación con el PSOE. Además no oculta su predisposición a ser, por tercera vez consecutiva, candidato de IU en las autonómicas de dentro de tres años. “Quedo a disposición de la nueva dirección”, dijo al terminar su discurso. Por la mañana había reconocido que conserva “la fortaleza, la ilusión y la capacidad” para ser candidato, pero Valderas es disciplinado y leal con los ritmos de la federación, así que enseguida aclaró que este debate no debería abrirse hasta después de las municipales de 2015. Desde la organización de izquierdas, al relevo de la dirección de IU se le está queriendo dar una lectura “esperanzadora y estratégica”: “Ahora se abre un nuevo tiempo político”. Para liderar esta nueva etapa, la candidatura más sólida, la que viene respaldada por el aparato del PCA, es la de Antonio Maíllo, actual responsable del área institucional de IU, director general de Administración Local de la Junta y amigo personal de Valderas. La actual asamblea regional ha sido definida por la dirección saliente como “histórica” porque se produce cuando la coalición se encuentra cogobernando Andalucía con el PSOE, y porque ha sido testigo de “un relevo tranquilo” en la coordinación regional. Cuando se le preguntó por las “debilidades” de Maíllo como coordinador, Valderas respondió con seguridad: “Maíllo va a tener una fortaleza que ya hubiera querido yo en el año 2000. Viene con la novedad, con la renovación y los nuevos rostros. Yo aspiré a eso, pero llegué demasiado temprano”. Maíllo es un rostro nuevo que ha concitado los apoyos de casi todos los sectores, es una persona de consenso, pero los más críticos le ven algunos hándicap como candidato: No es diputado en el Parlamento, donde se encuentra la acción política más visible; dejará de estar en el Gobierno andaluz, porque abandonará su puesto en la consejería de Valderas cuando tome posesión mañana; tampoco es candidato de IU a la Junta y es un rostro desconocido para la ciudadanía, que además ahora tendrá que acostumbrarse a ver varias caras simultáneas hablando en nombre de IU (Valderas ha sido 12 años coordinador regional y sólo tras ser nombrado vicepresidente de la Junta su grado de conocimiento entre los andaluces ha alcanzado el 60%). La CUT de Juan Manuel Sánchez Gordillo presentará hoy una candidatura alternativa, encabezada por la portavoz de IU en el Ayuntamiento de Carmona, Encarnación Milla, de IU por la Base. “No podemos estar en la Junta a cualquier precio, no podemos hacer recortes y movilizarnos contra ellos”, dijo Milla. La asamblea de Sevilla, donde se concentra la CUT, fue la única que lanzó un discurso crítico y duro contra Valderas, su gestión en IU y su papel en la Junta. H

  • 1