miércoles, 22 mayo 2019
20:38
, última actualización
Local

Valderas logra el ‘sí’ de IU al recorte bajo amenaza de romper el pacto

Los diputados de la federación de izquierdas apoyarán el plan de ajustes pero habrá una gran movilización del Gobierno andaluz en contra de estas políticas

el 25 jun 2012 / 12:11 h.

TAGS:

La dirección de IU logró ayer taponar la crisis interna abierta por los recortes aprobados por el Gobierno andaluz que mañana convalidará el Parlamento. Al final la formación de Diego Valderas, que amagó con disolver el pacto de Gobierno a los dos meses de su estreno, optó por mantener un pie en la oposición y otro en el Gobierno. La comisión ejecutiva regional se reunió ayer tarde para apagar el incendio. En una resolución aprobada por 24 votos a favor, tres abstenciones y cuatro votos en contra, decidió “dejar pasar con su voto favorable” el plan de ajuste e impulsar la “movilización popular” para “romper la lógica impuesta de la intervención” de la economía andaluza, según rezaba la propuesta.

El plan de recortes de la Junta, donde IU ocupa tres consejerías y una vicepresidencia, es un misil en la línea de flotación de su discurso político en contra de los recortes. El ajuste se llevará por delante 2.700 millones del Presupuesto, 750 en recorte de nóminas a los empleados públicos. Es además toda una novedad y un reto para un partido que se ha pasado 30 años en la oposición y que tiene más interiorizada la protesta en la calle que el poder ejecutivo de los despachos que ahora ocupan.

El primer punto de esa resolución deja claro que se resignan al trance de mañana: el grupo parlamentario de IU votará a favor de los recortes, aunque un diputado lo rechazará (Sánchez Gordillo) y otra probablemente se abstendrá (Marina Segura). El segundo punto, que sirve de contrapeso a la conciencia crítica de los izquierdistas más cabreados con los recortes, busca “emplazar a un debate político con los andaluces para elaborar el Presupuesto 2013”.

El coordinador regional y vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, explicó ayer que IU, como socio de Gobierno, se hará íntegramente responsable de las próximas cuentas andaluzas. A sabiendas de que estarán igualmente presionados por el Ejecutivo central y bajo la amenaza constante de la intervención, el coordinador regional ha convocado a su formación a una “gran movilización con sindicatos y agentes sociales”, en la que desfilará por las calles y con pancartas miembros del Gobierno, “tanto de IU como del PSOE”. Su propósito es apartarse del disparadero en el que le ha colocado la sociedad civil y los sindicatos, y desviar toda la responsabilidad de los recortes hacia el PP y el Gobierno de Rajoy. La fecha que se baraja para la protesta es antes del 30 de octubre, pero como primer paso se anima a la “participación activa” en otra movilización ya convocada el 30 de junio en Málaga.

El respaldo al plan de ajuste ha crispado tanto al sector más ortodoxo, el PCA, como al ala más reformista, donde están IU por la base y los llamados llamazaristas de Izquierda Abierta. Los críticos pertenecen al grupo de militantes que votó en contra del pacto de Gobierno, que fue sometido a referéndum y respaldado por la mayoría. En teoría son minoría, pero el PCA de Sevilla, el más sólido y enfrentado a la dirección regional, sirve de catalizador a todas las voces críticas y ha puesto nervioso al Gobierno, al PSOE y a la propia dirección de IU.

Valderas se enfrentaba ayer a un debate crucial por eso antes de empezar puso sobre la mesa un órdago: o recortes o elecciones anticipadas. Así lo expuso en una carta a la militancia que IU colgó en su web el viernes: “Podíamos no adoptar estas medidas y votar en contra del plan de ajuste provocando el siguiente escenario: que sea rechazado con los votos del PP y de IU, que se produzca la caída del Gobierno andaluz y que se convoquen elecciones anticipadas, facilitando una estrategia de desestabilización tan perjudicial como inoportuna”. No han pasado ni 50 días desde que el Gobierno de izquierdas echó a andar y el número dos ya advirtió del peligro de ruptura. 

“No se ha abierto el debate de si salimos o no del Ejecutivo. Habrá que pasar este ajuste incómodo para todos como mejor podamos, y marcar las líneas rojas en el próximo presupuesto de 2013”, explicó el líder del PCA, Juan de Dios Villanueva, que ha encabezado las críticas a la dirección.

  • 1