lunes, 25 marzo 2019
09:04
, última actualización
Deportes

Valencia, el nuevo desafío

La eliminatoria de cuartos de final que se le presenta al Sevilla ante el Valencia marcará en gran parte el devenir del conjunto nervionense hasta el final de temporada. Decidirá si el gran equipo capaz de arramplar con todo ha vuelto o si, por el contrario, las competiciones eliminatorias siguen siendo el punto flaco de Jiménez.

el 15 sep 2009 / 21:29 h.

La eliminatoria de cuartos de final que se le presenta al Sevilla ante el Valencia marcará en gran parte el devenir del conjunto nervionense hasta el final de temporada. Decidirá si el gran equipo capaz de arramplar con todo ha vuelto o si, por el contrario, las competiciones eliminatorias siguen siendo el punto flaco de Jiménez.

Y que conste que el rival es difícil como el que más. No en vano es el actual campeón de la Copa del Rey y el equipo de la ciudad que será sede de la final de la competición este año, el Valencia. Por eso en la ciudad del Turia apuestan fuerte por este torneo y por eso este enfrentamiento, el duelo estrella de los cuartos de final, viene tan cargado de intensidad y emoción.

Porque, si bien el nivel de los equipos que se ven las caras permite desterrar la palabra catástrofe en el caso del eliminado, también es cierto que el Sevilla necesita un espaldarazo más allá de la Liga, y sobre todo tras la caída de Génova. Manolo Jiménez, que está demostrando ser un gran técnico en la competición de la regularidad, tiene pendiente llevar a su equipo a las fases decisivas en el resto de competiciones. No lo logró en la pasada edición de la Copa, ni en la Liga de Campeones ni en la Copa de la UEFA, pero ahora tiene la oportunidad de hacerlo en esta edición y de forma brillante. Llevar al Sevilla hasta las semifinales, como mínimo, desterarría esa debilidad que hasta el momento ha transmitido el de Arahal en este tipo de choques.

Y parece que este desafío le llega al preparador sevillano en un buen momento. Justo cuando se ha consolidado en la Liga -tercero, a cinco puntos de diferencia del quinto clasificado-, cuando suma cuatro victorias consecutivas -las tres ante el Deportivo y la del sábado ante el Numancia- y cuando parece haber dotado a su equipo de mayor personalidad ofensiva, le llega la prueba de fuego, el Valencia.

Históricamente mejor haría el Sevilla en saltarse este encuentro de ida porque los precedentes no pueden ser más nefastos. No ha ganado nunca el equipo nervionense en Mestalla, y en los dobles enfrentamientos ante los levantinos en la Copa han caído en diez ocasiones, mientras que en sólo cuatro lograron el pase. Pero eso eran épocas pretéritas que poco tienen que ver con la actual, en la que el Sevilla también distancia en la Liga a su rival de esta noche -cuatro puntos- y en la que llega a Mestalla infundiendo respeto y admiración.

Las horas previas al partido vendrán determinadas por la evolución de los jugadores tocados de cada equipo. Por el Sevilla, Manolo Jiménez hablaba ayer de tres futbolistas, al margen de Kanouté, con molestias, de ahí la convocatoria de 19 con los canteranos Cordero, Armenteros y Pukki. Pero el que realmente preocupa es Frederic Kanouté. Su esguince en la clavícula lo convierte en duda prácticamente hasta instantes antes del encuentro. Y dependiendo de su concurso en el partido o no definirá Manolo Jiménez su alineación titular. Si está en condiciones, posiblemente forme tándem atacante con Luis Fabiano. En caso contrario, el acompañante del brasileño sería Renato y el centro del campo lo ocuparían Romaric y Maresca. La otra duda en el once radica en el lateral derecho.

Con Konko y Crespo de baja, el técnico se debate entre la solución de emergencia de Adriano o la continuidad de Mosquera.

Pero no sólo debej quejarse el Sevilla de bajas. En el Valencia estarán ausentes su portero, Renan, Alexis y Manuel Fernandes. La duda está en Silva. Su participación sigue en el aire.

  • 1