jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización

Los ‘barones’ más importantes del PSOE salen en tromba a favor de Susana Díaz

Un sector de los socialistas andaluces está molesto con Rubalcaba y cree que el líder federal sí maniobra a favor de Eduardo Madina y en contra de la dirigente andaluza, algo que él niega.

el 29 may 2014 / 21:09 h.

 La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, acompañada por el consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios (i) y el portavoz del grupo socialista, Mario Jiménez (d), a su llegada al pleno del Parlamento. / Rául Caro (EFE) La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, acompañada por el consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios (i) y el portavoz del grupo socialista, Mario Jiménez (d), a su llegada al pleno del Parlamento. / Rául Caro (EFE) Las federaciones más importantes del PSOE, Valencia y Madrid, salieron ayer a dar su apoyo expreso a Susana Díaz para que lidere el PSOE.La Rioja, Canarias y Aragón también expresaron públicamente su apoyo a la dirigente andaluza, que sigue guardando silencio. Así hasta ocho. El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, dijo que es la mejor líder posible. Esa cascada de apoyos en tromba era la consecuencia y una reacción, para muchos socialistas andaluces, a los posibles movimientos que atribuyen a Alfredo Perez Rubalcaba y Ferraz para cortarle el paso a Díaz. Rubalcaba ayer lo negó y tuvo palabras de apoyo para la andaluza. Pero eso no basta para cortar las conspiraciones en un partido que es una olla a presión y Díaz, quiera o no, está en el epicentro. Quedan semanas hasta el próximo congreso y el ambiente es ya irrespirable. El miércoles, la secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz, pidió a los suyos que no se distraigan en cuestiones internas y orgánicas del partido. Es un consejo, dicen en su entorno más próximo, que se está aplicando ella misma, que trata de mirar desde la barrera y tomar distancia para no ser arrollada por un partido en colapso ante la elección del futuro secretario general. Pero los socialistas andaluces están en lo que están y un simple paseo ayer por el Parlamento andaluz lo dejaba claro. Bastaba rascar un poco para que muchos avalaran la teoría de que Rubalcaba había maniobrado para cortar el paso a la dirigente andaluza. Rubalcaba y Eduardo Madina, uno de los aspirantes, celebraron el pasado martes, según varios dirigentes del PSOE, una reunión de «tres horas» en Ferraz. Un día después Madina puso sobre la mesa la petición de que el futuro líder fuera elegido por los militantes y acto seguido Rubalcaba asumía esa tesis y hablaba con los barones para ver qué encaje legal podría tener esta propuesta. Eso impediría un congreso ordinario en el que Díaz fuera designada por aclamación y que le permitiera desembarcar en Madrid con el partido rendido a sus pies. Si eligen los militantes todo se complica aunque muchos siguen convencidos de que la andaluza arrasaría. Los socialistas andaluces, conscientes del escenario y de que es muy complicado defender en estos momentos una postura que no sea la de abrir el partido a la militancia, salieron a decir rápidamente que esa posibilidad no les suena mal. Susana Díaz centró ayer la primera comparecencia pública de Rubalcaba después de que anunciara su marcha. Dejó claro que considera compatible ser presidenta de Andalucía y líder del PSOE y le agradeció que lo acompañara la noche electoral «con su palabra y su afecto». «Primero se ha dicho que entregaba el partido a Susana Díaz y ahora que tengo un acuerdo con Eduardo Madina para acabar con Susana Díaz. Las dos cosas son completamente falsas», se defendió. Sea cuáles sean los movimientos internos que se están sucediendo, la protagonista indiscutible aparenta calma y hasta habla de ella misma en tercera persona. «No se preocupen por el futuro de Susana Díaz, no tengan ningún problema», le espetó al portavoz del PP andaluz, Carlos Rojas, ayer en el Parlamento andaluz. Su mensaje central dejó claro que es «plenamente consciente» de su «compromiso y responsabilidad» en la presidencia de la Junta. «Si le dedicarán la mitad de tiempo a Andalucía que yo le estoy dedicando les iría mucho mejor, pero están dedicados a atacar al Gobierno y a los partidos que lo sustentan», le recriminó al PP. Por su parte la oposición no piensa darle muchas vueltas al argumentario. Ayer Rojas volvió a criticar «la desmedida ambición política» de Díaz y alertó de que «Andalucía necesita un presidente a tiempo completo». El expresidente del Gobierno andaluz, José Antonio Griñán, actual presidente del PSOE, consideró que su sucesora es la mejor líder que tiene el partido en este momento. «Para mí ahora mismo no hay líder en España en este partido como Susana Díaz». En una entrevista en la SER, Griñán no despejó si líder optará o no al cargo aunque dejó abierta la puerta a que pueda compatibilizar la presidencia de la Junta y la secretaría general del PSOE. «»Depende del modelo», señaló, se podría compatibilizar con «un Gobierno fuerte y una ejecutiva del partido que no sea unipersonal».  

  • 1