Local

Valeriano Gómez: Un afiliado a UGT y crítico con la reforma laboral, nuevo ministro de Trabajo

el 20 oct 2010 / 10:07 h.

TAGS:

El nombramiento como Ministro de Trabajo de Valeriano Gómez, miembro de UGT y crítico con la última reforma laboral del Gobierno contra la que se manifestó el 29-S, supone un intento del presidente José Luis Rodríguez Zapatero por recomponer el diálogo social y la relación con los sindicatos.

Gómez, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y especializado en Economía del Trabajo, fue secretario general de Empleo entre 2004 y 2006, cargo que dejó por motivos personales, tras cerrar con sindicatos y patronal la primera reforma laboral de la era Zapatero.

El entonces ministro de Trabajo, Jesús Caldera, negó que hubiera discrepancias personales con Gómez y explicó que éste se marchaba por problemas de salud, que en su entorno aseguraron que se habían agravado durante el intenso proceso negociador con los agentes sociales.

Gómez estuvo directamente implicado en una reforma del mercado de trabajo que incluyó un plan de choque para reducir la temporalidad y la creación del contrato de fomento del empleo, y en la que también se pactó un recorte de las cotizaciones sociales para los empresarios, así como una mejora de la prevención de los riesgos laborales.

Desde 2007, es miembro del Consejo Económico y Social (CES), cargo que abandonará para ponerse al frente de un departamento que tiene que afrontar un elevado desempleo de 4,6 millones de personas.

A Gómez le espera en los próximos meses una de las reformas más polémicas, la del sistema de pensiones, con la que el Gobierno quiere retrasar la edad de jubilación y ampliar el periodo de cómputo para calcular la pensión.

También tendrá que abordar la profunda reforma de las políticas activas de empleo que ha prometido Zapatero para hacer más efectiva la búsqueda de un trabajo desde los servicios públicos.

Nacido en 1957 en Arroyo del Ojanco (Jaén), ha trabajado como economista en el gabinete técnico de la Comisión Ejecutiva Confederal de UGT y fue asesor del Ministerio de Trabajo y seguridad Social desde 1988 hasta 1994.

Posteriormente, el Consejo de Ministros le designó administrador único de la Promoción Social de Viviendas (PSV), para liquidar esta cooperativa de viviendas, un fracasado proyecto empresarial de UGT, en el que resultaron perjudicadas 20.000 familias.

Su nombramiento fue consensuado entre el Gobierno, el sindicato UGT y las entidades de crédito implicadas en el conflicto.

Valeriano Gómez consiguió resolver ese problema en 1997 tras cuatro años de incertidumbre, con la segregación de las diversas cooperativas y la entrega de las viviendas, con el aumento de la aportación de los cooperativistas, o la devolución de su dinero, pero con una quita.

Aunque nunca formó parte de la Comisión Ejecutiva de UGT, entre 2000 y 2002 fue miembro de la representación de UGT en el Consejo Económico y Social.

En el PSOE, estuvo en el gabinete técnico de Zapatero desde 2002 hasta su nombramiento como secretario general en 2004, y en esa etapa participó en la coordinación del programa electoral socialista en Economía, Trabajo y Pensiones junto a los catedráticos Santos Ruesga y Fernando Valdés.

En las elecciones generales del 14 de marzo de 2004, que dieron la victoria al PSOE, fue responsable técnico del Programa Electoral del Partido, que coordinó Jesús Caldera.

  • 1