Economía

Vallejo: "Aplicar el conocimiento permite competir en Europa"

Por su contribución a la I+D y a la diversificación del tejido productivo, por su capacidad para generar nuevos productos y procesos, por reforzar la competitividad, por ser el motor de las exportaciones y por crear empleos estables, el sector industrial es sin duda uno de los platos fuertes de la economía andaluza.

el 14 sep 2009 / 23:48 h.

La industria, en tanto que genera y aplica desarrollo tecnológico e innovación, es clave en las sociedad del conocimiento. Por su contribución a la I+D y a la diversificación del tejido productivo, por su capacidad para generar nuevos productos y procesos, por reforzar la competitividad, por ser el motor de las exportaciones y por crear empleos estables, el sector industrial es sin duda uno de los platos fuertes de la economía andaluza.

En el desarrollo industrial de la región intervienen tres protagonistas. Por un lado, son los empresarios los que crean industrias. Por otro, son las empresas las que toman sus decisiones de modernización y las que fijan sus estrategias de competitividad. Y en tercer lugar, es la administración la encargada de favorecer un entorno favorable para que ambas acciones se produzcan. Y de la confluencia de estos tres elementos, nace el Plan Andaluz de Desarrollo Industrial, a través del cual la Junta de Andalucía sella hasta 2013 su compromiso con un sector fundamental para una economía fuerte, equilibrada y sostenible.

Es la primera vez que en la comunidad andaluza se pone en marcha plan de carácter estratégico -y no sólo de apoyo- que responde precisamente en su temporalidad a la planificación de las principales políticas europeas, es decir, hasta el 2013. Hasta ahora se habían desarrollado tres programas industriales de apoyo al sector pero nunca se había contado con una estrategia que sirve de marco a los programas industriales, no existiendo a nivel nacional ni autonómico otra iniciativa de estas características.

El consejero de Innovación, Ciencia e Industria, Francisco Vallejo, ahondó en la importancia de este nuevo plan afirmando que, "para poder hacer frente a la competencia de otras regiones de la Unión Europea, y sobre todo de terceros países, tenemos que ser capaces de dar el salto desde una industria manufacturera a una industria del conocimiento. Y creo que Andalucía, por primera vez, tiene oportunidades para dar ese salto, por las tendencias de crecimiento que se están dando durante la última década y porque estamos empezando a destacar en algunos sectores industriales de mucho futuro, en algunos de ellos, con auténticas oportunidades de liderazgo internacional".

Aunque reconoció que aún subyacen algunos déficit estructurales en la realidad industrial, Vallejo insistió en que las tasas de crecimiento y de cambios reflejan cifras superiores a las del entorno de referencia y apostó por dar el salto de calidad.

Desde una renovada concepción, el objetivo del nuevo plan es claro: lograr la convergencia de la industria andaluza con la española en términos de empleo y valor añadido situando a la innovación en el centro de su planificación estratégica. Cualquier economía desarrollada se sustenta en una industria sólida y potente y, con más recursos públicos y privados pero también con nuevas estrategias y compromisos por todas las partes (empresas, administración y agentes del conocimiento), la Junta no quiere dejar pasar la oportunidad de consolidar un fuerte sector industrial que dé estabilidad al crecimiento económico de la región.

El plan, que nace desde el consenso de los Agentes Económicos y Sociales dentro del VI Acuerdo de Concertación Social de Andalucía, contempla un intenso trabajo para integrar las directrices y políticas de los principales documentos nacionales y europeos que afectan al desarrollo de una política industrial ambiciosa y eficiente.

En ese sentido, la nueva estrategia se adecua a los marcos económicos y financieros establecidos en la Estrategia de Competitividad para Andalucía, en el Plan de Innovación y Modernización de Andalucía, también en el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, por su gran impronta territorial y ambiental, así como en el Plan Nacional de Reformas del Gobierno de España y en la política Industrial de la Unión Europea.

  • 1