Deportes

Valverde confirma su candidatura con su victoria en el mítico Alto de Arrate

La montaña llegó pronto a la Vuelta a España 2012, aunque los favoritos no perdieron comba y, excepto Menchov, están bien posicionados en la general.

el 20 ago 2012 / 22:05 h.

Alejandro Valverde inscribió su nombre en la mítica cumbre de Arrate tras una demostración de fuerza final que le permitió ganar por escasos centímetros ante Purito Rodríguez en la tercera etapa de la Vuelta disputada entre Oion y el monte cercano a Eibar, de 155,3 kilómetros, de donde salió vestido con el maillot rojo.

Emocionantes últimos kilómetros donde los favoritos libraron la primera batalla en alto. En un lugar de leyenda, Valverde fue el más fuerte y el más paciente a la hora de jugar su carta ganadora ante el excesivamente confiado Purito Rodríguez, que levantó el pie con antelación, pensando que ya había logrado la presa.

Si el más ofensivo fue Contador a lo largo de los 5 kilómetros de subida, el ciclista murciano y Purito volaron en los últimos hectómetros, con la suerte del lado de ‘Balaverde', que mantuvo el jersey rojo para el Movistar y logró el objetivo de ganar una etapa.

El chisposo Contador, en su versión atacante, no tuvo el premio buscado con insistencia y pasó cuarto tras Chris Froome. Unos pasos atrás un grupo con los holandeses Gesink y Mollema y los españoles Intxausti, Antón y Dani Moreno. Los principales favoritos salieron ilesos, a excepción de Juan José Cobo, que perdió 50 segundos y no estuvo entre los grandes. Se despidieron de la Vuelta el ruso Denis Menchov, que perdió 1.52 minutos y el belga Jurgen Van Den Broecke, con un retraso de 3.23.
La general encierra en medio minuto a los principales candidatos. Valverde luce la roja con 18 segundos sobre su compañero Intxausti y 19 respecto a Purito. Froome está a 20 y Contador a 24.

Etapa vasca cien por ciento que atravesó las provincias de Álava y Guipúzcoa con destino al Santuario de Arrate, la altura que preside Eibar, donde la Vuelta pasó por última vez hace 38 años con triunfo de Agustín Tamames. Y hasta ahora. No se trata de un puerto especialmente duro, pero cargado de simbología hasta convertirlo en lugar de culto del ciclismo vasco y español.

Ocho escapados que saltaron con el banderazo de salida animaron la carretera a la espera del lugar santo del ciclismo vasco. Un chico de la tierra, Markel Irizar (Radioshack), el andaluz Sergio Carrasco y el belga Philippe Gilbert, exnúmero uno mundial, entre ellos. Fuga controlada por el Movistar, con la idea clara de no perder el maillot rojo. Los chicos de Unzue, con escasa ayuda, terminaron de echar abajo la aventura en Eibar, a 11 de meta.

La cuarta etapa vuelve a las alturas con la segunda llegada elevada consecutiva. Barakaldo dará la salida a la jornada que terminará en Valdezcaray después de un trayecto de 160,6 kilómetros.

  • 1