viernes, 18 enero 2019
22:03
, última actualización
Local

Vámonos ya

Ahora que echarse al monte es la opción predominante, lo suyo sería practicar con excursiones. Mire qué planes más bonitos para semejante propósito.

el 12 mar 2012 / 19:20 h.

TAGS:

No hay que tener miedo de la pobreza, ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo, decía el filósofo Epícteto de Frigia, que tenía los pies así de hinchados de tanto caminar, siendo, como era, esclavo en Roma. Pues claro que no hay que tener miedo. Échese usted al monte a plazos. Es decir, apúntese a un club senderista, caso del denominado ¡Anda ya!, y habitúe sus pies, sus ojos, su alma y sus agujetas a la maravilla de frecuentar semanal o quincenalmente la naturaleza (naturaleza que muchas veces, con su peculiar forma callada de hacer las cosas, ofrece respuestas interesantísimas a las grandes preguntas de la vida. Usted vaya y escúchela, que verá).

Y ahora, con más motivo. ¿Sabe usted qué temperatura dan para mañana? ¡27 grados! No, no, nada de fahrenheit: centígrados. Déjese de ponchos y de palestinos, péguele una patada al edredón no bien se le empiecen a pegar los muslos y convénzase de que ya no es que sea primavera: es que es casi verano, como siempre. Los sevillanos de ¡Anda ya! han aprovechado esta circunstancia para reactivar su programa de caminatas de fin de semana, que este sábado que viene ofrece una ruta interesantísima: Cabra-Zuheros, en Córdoba.

La vicepresidenta de este club abierto a todos, Magdalena Bautista, resume por escrito el itinerario con las siguientes palabras: "La ruta se inicia en la Nava del Picacho de Cabra, donde se ubica la ermita de la Virgen de la Sierra, uno de los espacios protegidos por la ley en todo el territorio nacional. La ruta sigue el recorrido del río Bailón (el nombre proviene del accidentado terreno en el que se encuentra), descendiendo hasta llegar al pueblo de Zuheros. Desde el picacho de Cabra nos dirigiremos al Camino de la Nava, recorriendo un extenso valle completamente plano en dirección norte. Al llegar al cauce del río Bailón cambiaremos de dirección, hacia el este; cruzando el arroyo de la Fuenseca nos desviaremos por un corto trayecto para visitar la cascada de Las Chorreras, paraje de gran belleza donde el agua del arroyo Fuenseca discurre entre las rocas formando varias cascadas en una caída, y siguiendo el camino de Merchaniega llegaremos a la Fuenfría. Desde aquí descenderemos hacia el norte, buscando de nuevo el río Bailón. Por el fondo podremos admirar las impresionantes paredes rocosas y cavidades del cañón del río Bailón y siguiendo el curso de agua llegaremos a Zuheros."

Son 14 kilómetros de dificultad media-baja. Y para el domingo de la semana que viene, otros 11 kilómetros, pero esta vez por un lugar que a muchos hará salivar de emoción: Fregenal de la Sierra, con motivo de la IV Ruta del Jamón y la Dehesa y por invitación de la entidad senderista del lugar, llamada La zancaja. La sinopsis de esta aventura, tal y como se recoge en la web de la asociación ¡Anda ya!, es para salir corriendo a apuntarse: "Saldremos del Paseo de la Constitución que está junto al Ayuntamiento, nos entregaran las credenciales de participación, a mitad de la jornada habra un punto de avituallamiento y al finalizar la ruta en las instalaciones del castillo nos ofreceran una degustación de productos del cerdo ibérico con música y bailes tradicionales en directo. Como es el día de las elecciones andaluzas, el regreso se hará pronto para tener tiempo de votar." Eso se llama estar en todo.

¡Eh, oiga! ¡Que no se ha acabado! No se imagina la que están preparando para Semana Santa, cinco letras: Jerte. Pues sí: si está usted enloqueciendo en la disyuntiva de quedarse a oír las cornetas, los tambores y los saeteros o largarse a escuchar a las abubillas, los cucos y los ruiseñores al rincón más hermoso de Extremadura, puede que este plan termine de devolverle la estabilidad emocional: desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Resurrección para ver uno de los espectáculos naturales más emocionantes que produce la Península: la floración del cerezo, especie de cuyos ejemplares hay allí más de un millón. Y cada uno de esos días, una aventura senderista a cual más hermosa: el 5, por ser la llegada, una ruta cortita pero despampanante como es la visita a la Cascada del Caozo; el 6, la Garganta de los Infiernos; el 7, la ruta del Camino Real; y el domingo, día de regreso, la Garganta de los Nogales.

La escapada al Valle del Jerte sale por 285 euros por persona e incluye el viaje en autobús, las cuatro rutas, tres desayunos y las tres noches de alojamiento en habitación compartida en el Hotel Arenales, en la localidad de Jerte. Lo suyo es ir reservando. Desde el club se insiste siempre en que tan importante como el ejercicio físico, el contacto habitual con la naturaleza y el descubrimiento de nuevos paisajes es la forja de nuevas amistades que se produce en estas caminatas. Y si encima resulta que verdaderamente el mundo tal y como se conoce se va a pique en estos próximos meses y hay que volver a las cavernas, pues mire usted todo lo que lleva adelantado (encima, con amigos y con cerezas de las buenas). He ahí el equilicuá: optimismo, que es otro beneficio del caminar. ¿Quieres dejar de pertenecer al número de los esclavos? Rompe tus cadenas y desecha de ti todo temor y todo despecho. Dicho por Epícteto.

  • 1