martes, 21 mayo 2019
08:48
, última actualización
Deportes

Varane, otra opción para el solicitado puesto de central

El Sevilla afronta una pretemporada más con la necesidad de reforzar una retaguardia poco fiable.

el 25 jun 2012 / 20:06 h.

El Sevilla convive desde hace años con un problema en la retaguardia y la dirección deportiva es bien consciente de ello. Hace apenas unos días se cumplieron cinco años desde que el conjunto nervionense ganara su cuarta Copa del Rey en el Santiago Bernabéu al Getafe, aquel día de júbilo será recordado también como el último partido que Javi Navarro jugó con la camiseta sevillista. Desde que el valenciano dejara de jugar, el club blanquirrojo no ha dejado de dar bandazos en la planificación de la línea defensiva, y este verano tampoco se va a escapar de la tendencia de los anteriores.

El que fuera capitán del equipos de los cinco títulos dejó un gran vacío en el centro de la zaga que un lustro después no han sido capaces de tapar hasta trece futbolistas -ocho de ellos fichados y cinco que han promocionado de la cantera-. En concreto, el Sevilla ha fichado en todo este tiempo a Khalid Bouhlarouz y Aquivaldo Mosquera en el verano de 2007; a Sebastien Squillac i en 2008; a Marius Stankevicius en el mercado invernal de 2009; a Alexis Ruano y Martín Cáceres en el verano de 2010 y a Emir Spahic en el de 2011. De ellos, algunos llegaron con la etiqueta de ser laterales derechos, pero acabaron jugando en el centro de la zaga.

En todos esos nombres, el Sevilla se gastó 27 millones de euros -Bouhlarouz llegó en calidad de cedido por el Chelsea-, y sólo el galo Squillaci, ahora en el Arsenal, convenció en su andadura en Nervión. Sólo quedan Alexis y Spahic, aunque la dirección deportiva vería con muy buenos ojos que tanto el malagueño como el bosnio hicieran las maletas y se desvincularan del club nervionense de forma definitiva.

Además, otros cinco canteranos han jugado de central en alguna ocasión en el Sevilla desde 2007: Federico Fazio, Juan Cala, Marc Valiente, Bernardo Espinosa y Deivid. El argentino se ha convertido en un fijo en el once y, mientras que el de Lebrija fue repescado este año tras haber estado cedido en el Cartagena y el AEK de Atenas. Los dos tienen un sitio asegurado en la plantilla para la próxima temporada. Para ello peleará también Bernardo, que ha regresado de su cesión al Racing de Santander y tratará de convencer a Míchel. Mientras tanto, Marc Valiente dejó de ser sevillista hace dos años para marcharse al Valladolid, con el que ha ascendido este año a Primera. Por su parte, Deivid fue el canterano más utilizado por Míchel en la media temporada en la que dirigió al equipo, ocupando varios puestos y entre ellos el de central, pero la dirección deportiva decidió no renovarle y se ha comprometido finalmente con el Hércules, ya que los administradores concursales del club alicantino han dado por fin el visto bueno a su fichaje, que estaba en suspenso a la espera de su autorización.

Vuelve a sonar Varane. Que el Sevilla, otra temporada más, está buscando reforzar el centro de la retaguardia es un hecho reconocido incluso por Monchi, que ha repetido en distintas ocasiones que la prioridad en materia de incorporaciones es hacerse con un central y un lateral derecho, el otro puesto más buscado desde la marcha de Daniel Alves al FC Barcelona.

El último nombre en salir a la palestra ha sido el de Raphael Varane. Según apuntan varios portales de internet, el Sevilla se habría puesto ya en contacto con el Real Madrid para hacerse con la cesión del prometedor central francés. Sin embargo, parece difícil que Mourinho autorice su marcha, ya que el luso quiere que el ex del Lens sea el tercer central merengue tras Pepe y Ramos.

La hora de los movimientos. El del francés es el último de varios centrales que se han relacionado con el Sevilla desde que terminara la pasada temporada. El que sonó con más fuerza fue el del Cata Díaz, reconocido por Monchi en rueda de prensa, pero finalmente el argentino se ha decidido por el Atlético de Madrid en una operación que ha dejado muy mal sabor de boca en la cúpula de Nervión.

Además, llevan sonando varios días otros nombres como los de Iván Ramis, Alberto Botía y el checo Tomas Sivok. Por el primero, el Mallorca espera sacar una buena tajada ya que es uno de sus grandes activos en el mercado. El segundo será vendido por el Sporting de Gijón si el Barça no lo repesca, mientras que el tercero parece interesar también a varios conjuntos de la Premier League inglesa. Llama la atención el hecho de que el checo sea un central zurdo, así que su llegada podría estar emparejada con la marcha del francés Julién Escudé, el único futbolista que queda de los que compartieron retaguardia con Javi Navarro.

  • 1