Deportes

El Sevilla se empeña en dar vida al Maribor

El conjunto nervionense se jugará su pase a la siguiente ronda de la Europa League en el Sánchez-Pizjuán.

el 20 feb 2014 / 20:07 h.

mariborEl Sevilla se jugará el pase a los octavos de final de la Europa League la próxima semana en el Sánchez-Pizjuán. El equipo de Unai Emery dejó escapar en tierras eslovenas una excelente oportunidad para sentenciar su duelo contra el Maribor, en un partido que terminó en empate (2-2) y que merecieron ganar los nervionenses, superiores en número de ocasiones, posesión... No en vano, el Sevilla es el equipo más goleador esta temporada en competiciones europeas, con 29 goles (18 lejos de casa) en 11 partidos. Y ello a pesar de las carencias exhibidas en numerosas fases del encuentro, tanto defensivas como ofensivas. Defensivas porque el Maribor le hizo dos goles en sus tres acercamientos, que ni los zagueros ni los centrocampistas fueron capaces de frenar; y ofensivas porque el Sevilla, que hizo también dos tantos firmados por Kevin Gameiro (autor del 1-1 en la reanudación del partido tras el descanso) y Fazio (anotó el 1-2 en el minuto 71), desaprovechó numerosas ocasiones –algunas de ellas increíbles– para sentenciar esta eliminatoria. El gol de Vrsic, de disparo lejano a diez minutos para el final sin oposición de los mediocentros y los centrales, privó al equipo de Unai Emery de un triunfo merecido. Para colmo, Trochowski envió el balón al palo en el minuto 88, en plena sucesión de ocasiones desperdiciadas y con Gameiro reaando para que su gol le sirva para mejorar. El delantero francés, titular en este partido de ida, estuvo muy desafortunado hasta que por fin logró ver puerta. Así es este Sevilla: capaz de marcar dos goles a domicilio y no salirse con la suya. Bien es cierto que el 2-2 es un buen resultado que da ventaja provisional por aquello del valor doble de los goles marcados en campo contrario, pero el pase habrá que ganárselo en casa. En el Sánchez-Pizjuán, el equipo de Unai Emery no puede dejar escapar esta oportunidad de plantarse en octavos de final, porque es superior al Maribor. Ya se vio lo que ocurrió no hace mucho frente al Racing en la última eliminatoria –en este caso de Copa– disputada esta temporada por el Sevilla, así que habrá que demostrar que algo ha cambiado, y para bien. SÍ PERO NO. El Sevilla sufre porque sigue siendo frágil. Sólo hay que ver lo sencillo que resulta a veces a sus rivales marcarle un gol. El problema es que esto no es nuevo, y ahí es donde queda señalada la figura de Emery. El Maribor, bien ordenado, con dos hombres rápidos como Tavares y Mendy en punta, tirando de la calidad de Bohar desde la izquierda y sin contemplaciones en defensa, se retiró al descanso con ventaja en el marcador. El portugués aprovechó una internada de Milec por la derecha para adelantar a su equipo de fuerte derechazo. Mal colocado y sin mucha ayuda, Fernando Navarro tuvo que conformarse con ver cómo le superaban sin remisión mientras Nico Pareja –flojo partido del argentino, que no termina de arrancar– tampoco lograba tapar en su zona el disparo. calimaribor1El gol, a los 33 minutos de juego, fue un mazazo para el Sevilla. Los nervionenses tocaban y tocaban la pelota, conseguían llegar a la línea de fondo a ratos y controlaban el encuentro. Justo hasta que encajó el 1-0. Un gol que hizo mella en el conjunto de Emery, donde Cristóforo –una de las novedades– y Carriço sufrieron más de lo deseable. Por su parte, Cheryshev,  también titular, tuvo que dejar el campo lesionado tras una durísima entrada al tobillo que mereció expulsión. Marko Marin fue quien ocupó la plaza del ruso. Y no pasó desapercibido el talentoso jugador alemán. Conducción de balón, visión de juego, velocidad... ingredientes que este Sevilla necesita y que se vieron por momentos en el regreso de Marin al equipo. Su conexión con Rakitic fue esperanzadora. El empate no llegaría hasta la segunda parte. Gameiro, que erró dos ocasiones clarísimas poco antes, aprovechó un pase de Rakitic para hacer el 1-1 (47’). Poco se puede decir ya del croata, omnipresente, autor de dos pases de gol y cerebro un día más. Luego, un saque de esquina suyo permitió a Fazio marcar el 1-2 tras cabecear su centro. Un gol que dejó tocado al Maribor e hizo crecerse aún más a Rakitic, quien pudo marcar en dos ocasiones, pero el que lo hizo fue Vrsic, de disparo lejano y sin oposición, neutralizando la renta sevillista. Trochowski –al poste– e Iborra –solo ante el portero– tampoco acertaron. Toca esperar pues. Ficha técnica: 2 - NK Maribor: Handanovic; Milec, Rajcevic, Arghus, Viler; Dervisevic (Cvijanovic, m.87), Filipovic; Mezga (Vrsic, m.75), Tavares, D. Bohar; Mendy (Fajic, m.86). 2 - Sevilla FC: Javi Varas; Diogo, Fazio, Pareja (Iborra, m.59), Fernando Navarro; Carriço, Cristóforo (Trochowski, m.84); Vitolo, Rakitic, Cheryshev (Marin, m.37); Kevin Gameiro Goles: 1-0, M.33: Tavares; 1-1, M.47 Gameiro; 2-1, M.71: Fazio; 2-2, 80.M: Vrsic Árbitro: István Vad (Hungría). Amonestó a Bohar (41), Nico Pareja (43’), Fazio (55’), Carriço (62’) y Cvijanovic (87’). Incidencias: Partido de ida de los dieciseisavos de final de la Liga Europa, disputado en el estadio Ljudski de Maribor ante unos 13.000 espectadores (unos 200 de ellos sevillistas).

  • 1