Local

Varias ciudades brasileñas prohíben las "pulseras del sexo"

Los aros de plástico de colores se usan en un juego que consiste en romper la pulsera de algún chico o chica y realizar lo que ese color indique.

el 08 abr 2010 / 08:00 h.

TAGS:

Varias ciudades de Brasil han prohibido las conocidas "pulseras del sexo".

¿Simple adorno o incitación sexual? Es el debate que ha suscitado las llamadas "pulseras del sexo" en Brasil, que ya han sido prohibidas en varias ciudades del país tras una denuncia por violación y dos asesinatos de adolescentes. 

Los aros de plástico de colores se usan en un juego que consiste en romper la pulsera de algún chico o chica y realizar lo que ese color indique. Desde el amarillo al negro, o lo que es lo mismo, desde el abrazo más sutil hasta la relación sexual. Entre esos dos colores, el naranja, que da derecho a un beso en la boca; el rojo, a una danza erótica; y el rosa, a la exhibición de una parte íntima del cuerpo.

Cierto o no, el hecho es que muchos menores aseguran que las utilizan sin saber la connotación sexual del adorno, y alegan que las usan por considerarlas "bonitas" o "por ir a la moda". Un hecho que se ve ayudado por el bajo precio del producto, ya que se trata de un simple lazo de plástico. 

Sin embargo, las "inofensivas" pulseras se convirtieron en polémica cuando a finales del mes pasado cuando una niña de 13 años denunció que cuatro adolescentes la habían violado en Londrina tras percibir que portaba pulseras negras, que le quitaron a la fuerza.

La situación tomó un rumbo más grave la semana pasada cuando la policía del estado de Amazonas expresó sus sospechas de que dos asesinatos, entre ellos el de una niña de 14 años, estaban relacionados con las pulseras, ya que al lado de los cadáveres de las dos víctimas, (uno de ellos hallado en un motel), fueron encontradas pulseras que habían sido rotas.

Por este motivo, varias ciudades brasileñas han prohibido ya el uso de las "pulseras del sexo". Manaos, la capital del estado de Amazonas, y Dourados (Mato Grosso do Sul), se sumaron esta semana a la iniciativa de las ciudades de Maringá, Navegantes y Londrina, en el sur del país, de prohibir el uso de las pulseras, una moda que los jóvenes brasileños "importaron" de otros países.

La Secretaría de Educación de Manaos, primera capital regional en pronunciarse, anunció el martes que el uso de las pulseras está prohibido en las escuelas públicas municipales, que cuentan con cerca de 240.000 alumnos.

Según el secretario de Educación, Vicente Nogueira, se trata de una medida de precaución ya que hasta ahora no ha sido registrado en las escuelas ningún caso de agresión por el uso de las pulseras. "No queremos que los directores de las escuelas conviertan la norma en un caballo de batalla sino en una disculpa para orientar a los alumnos sobre la connotación de las pulseras", afirma el funcionario.

Como muchos de los menores cumplen la norma y se quitan las pulseras durante el horario escolar pero se las vuelven a poner cuando salen de la escuela, algunas ciudades, como Curitiba y Cascavel, estudian la posibilidad de ir más lejos y prohibir la venta de las mismas.

El concejal Algaci Tulio presentó ante el Concejo Municipal de Curitiba, la capital de Paraná, un proyecto de ley para prohibir la venta de las pulseras en la ciudad. "Pero sólo la prohibición no resuelve el problema. Es necesario promover el diálogo entre padres e hijos. La escuela también tiene que tener un papel importante en la orientación", explica el legislador municipal.

  • 1