Local

¡Vaya jornada!

el 07 feb 2011 / 08:06 h.

TAGS:

Los españoles somos muy dados a tirar del refranero para intentar eludir algunas cuestiones y salirnos por la tangente en otras. Ya saben aquel refrán muy taurino pero utilizado para otros menesteres que dice: “Hasta el rabo todo es toro”. Tiran mucho de él técnicos y dirigentes para hacernos ver que hasta que la competición no termina no se pueden sacar las conclusiones definitivas. Cierto es. También lo es que el análisis, tanto para lo bueno como para lo malo, hay que efectuarlo una vez que finalizan los partidos. Y los de ayer, resultados aparte, fueron penosos.

Fútbol pobre. Empiezo por el primero en jugar. El Real Betis lleva 3 partidos seguidos sin hacer un gol y perdiendo en todos ellos. Tras ganar la vuelta al Barcelona, perdió de forma consecutiva en Villarreal y Granada, fuera de casa, y ante el Recreativo ayer en el Benito Villamarín. Dicen que la Copa y los elogios están pasando factura. No tengo unidad de medida de elogios. Sí la tengo en cuanto al fútbol pobre en todos sus conceptos en estos partidos. Pierde el Betis el liderato, puede perder la segunda plaza si esta noche gana el Celta al Numancia en Balaídos y se aprieta la clasificación en la zona de ascenso. El Betis ha tirado por la borda ese colchón de puntos que tenía sobre sus rivales al perder de forma consecutiva esos tres partidos. La confianza se gana si pronto llegan las victorias. La senda la tiene este sábado en casa ante el Elche. Los equipos con carácter se ven en estas situaciones. El equipo de Mel se ha ganado un margen de confianza.

Manzano no da con la solución. El Sevilla volvió a defraudar. Manzano no logra dar con la tecla. Siguen los cambios en defensa, insiste en el mediocampo con Zokora y Romaric y apostando por las bandas con Navas y Perotti deja arriba en solitario a Luis Fabiano, encomendando a Rakitic el enlace. El recién llegado tendrá que entrar poco a poco porque su calidad es innegable, pero la adaptación no se logra el primer día. Ahora bien, el fútbol desde que llegó el de Bailén sigue ausente y sus apuestas por diferentes fórmulas de equipo no dan fruto. El Sevilla no depende de los fallos de los que van arriba, son sus carencias las que llevan a la desesperación de sus aficionados. Ante el Málaga, por cierto colista de Primera división, fútbol decepcionante otra jornada más.

  • 1