Local

Vaya numerito

La actual Corporación empieza a despedirse con un recital de malas formas impropio de un Pleno

el 18 mar 2011 / 20:58 h.

TAGS:

Dice Manuel del Valle a todo el que le quiere oír (y algo sabrá de esto, que para eso es el único alcalde que ha obtenido mayoría absoluta en esta ciudad) que la diferencia entre su Ayuntamiento y el actual es que en el suyo "el adversario político podía ser un amigo y ahora muchas veces es un enemigo". ¿Un ejemplo? Él mismo es amigo personal de todos los concejales de sus dos mandatos. "No sé si en este momento eso es posible", se pregunta.

Pues por lo visto ayer en el Pleno, va a ser que no. La refriega la verán los del PSOE como una cuestión de educación (o de falta de ella, puestos a ser exactos) y los del PP como un asunto de reglamento puro y duro, y al final cada uno llevará su parte de razón. Pero la sensación con la que se queda uno viéndolo desde fuera es la de una Corporación dando un ejemplo nada edificante, con un ambiente demasiado crispado para la nimiedad de lo que algunas veces se debate, porque encima resulta que sobre el punto de la polémica hasta pueden estar de acuerdo todos.

En el numerito de ayer no quedó bien parado casi nadie: al PP le faltó (qué ironía) mano izquierda, y a Rosamar Prieto -Castro plantarse para callar a la bancada popular o expulsarla como amagó con hacer, aunque eso le habría dado buenos titulares a dos meses de las elecciones. Ya puestos, debería saberse mejor el reglamento para replicar con artículos que apoyen sus decisiones en vez de con el castizo porque lo digo yo. Y lo mismo puede decirse de los socialistas, que no estuvieron muy finos y no supieron defender al alcalde, que por lo menos supo callarse a tiempo para que la cosa no pasara a mayores. El adversario era un amigo, dice Del Valle. Qué tiempos aquellos.

  • 1