martes, 11 diciembre 2018
23:12
, última actualización
Deportes

Vázquez, listo para su segunda etapa

El gallego tiene un acuerdo casi total con el Betis y admite que “no es difícil” que vuelva a ser su entrenador. Falta por definir el rol de Merino, que el domingo estará ante el Racing.

el 19 dic 2014 / 10:41 h.

_vzquez_56e6998e Vázquez, en el banquillo del Deportivo. Foto: EFE. El Betis celebró ayer su tradicional almuerzo de Navidad y en efecto no hubo ningún anuncio relacionado con el banquillo. No hay desenlace oficial, aunque está muy próximo. Todos los caminos conducen a Fernando Vázquez como futuro ocupante de ese puesto que ahora mismo desempeña Juan Merino, que pone buena cara al mal tiempo y recibe los elogios de sus dirigentes a pocas horas de que finalice su primera etapa como máximo responsable del primer equipo verdiblanco. “Es el hombre más importante del Betis”, dijo ayer el presidente, Juan Carlos Ollero. Es lo mínimo que se merece el autor de la mejor racha de toda la temporada a días sólo de que tenga sustituto. Vázquez, que ya dirigió al conjunto verdiblanco durante gran parte de la temporada 2000-01, es la opción elegida por los rectores verdiblancos, léase Juan Carlos Ollero y Francisco Estepa. El entrenador gallego ha estado en las últimas horas en Sevilla negociando con ellos un contrato cuya vigencia es hasta el final de esta campaña 2014-15, aunque obviamente será prorrogable en caso de ascenso a Primera. Alguna arista relacionada con esta última cláusula es lo único que impide hablar de acuerdo total aún. El míster de Castrofeito, que en pasados días sonó como candidato para el Guangzhou R&F chino (el equipo al que se ha ido Cosmin Contra), ha vuelto a su tierra para pensárselo y consultarlo con su familia, aunque todo apunta a que regresará sí o sí. Entre los indicios que señalan el final del culebrón se encuentran las propias palabras de Vázquez. “Ya me he ido de Sevilla, pero estamos negociando y hablando con el Betis. Espero que me podáis volver a llamar y a tratar la próxima vez ya como entrenador del Betis. No está difícil”, reconoció en El Desmarque. Así pues, la interinidad de Merino toca a su fin, aunque el linense aún se sentará en el banquillo como primer entrenador una vez más, el domingo por la mañana ante el Racing. Ahí buscará su cuarta victoria consecutiva en la Liga. Las tres que ya lleva de nada le han servido para mantenerse en el puesto. Falta por determinar qué función ejercerá a partir de la entrada de Vázquez. La idea del consejo es que permanezca en el primer equipo, donde ha alcanzado una muy buena sintonía con los futbolistas. Vázquez suele ir a todos sitios acompañado de su mano derecha, Manuel Pombo, pero se trata de un preparador físico, por lo que no habría inconvenientes para que el linense actuase como segundo. Como es natural, el protagonista debe estar de acuerdo con esta solución. Vázquez es la alternativa escogida por Ollero y Estepa, que han optado por una opción al margen de los dos grandes candidatos desde el principio, Pepe Mel y Lorenzo Serra Ferrer, ambos con sus respectivos defensores y detractores dentro y fuera del consejo. El balear, por cierto, ya ha acreditado ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) que está totalmente liberado del paquete de acciones que poseía en el Mallorca. Salvo sorpresa mayúscula, el final de esa historia también interminable no influirá en absoluto en el retorno de Vázquez a Heliópolis. El futuro técnico del Betis (si no hay más sorpresas) viene de ascender al Deportivo de La Coruña la pasada temporada. Durante el verano, sin embargo, fue destituido de forma inesperada por unas supuestas críticas a la política de fichajes del club de Riazor. Lo sustituyó otro exbético, Víctor Fernández. El presidente deportivista, Tino Fernández, alegó que había despedido a Vázquez porque en sus críticas había detectado falta de motivación. “No creo que alguien que esté cien por cien motivado haga esas declaraciones”, aseguró el dirigente. Vázquez había dicho que el club solía elegir “la quinta o la sexta opción” a la hora de reforzarse. Vázquez, que en octubre cumplió 60 años, llegó al Betis en el verano de 2000 para comandar el proyecto del ascenso. En su mandato se hicieron con un hueco en el primer equipo chavales como Joaquín. Sus divergencias con el entonces secretario técnico, Faruk Hadzibegic, derivaron en su destitución tras una derrota en casa contra el Tenerife. Era la 29ª jornada y el Betis iba tercero. Estaba en la zona de ascenso.

  • 1