Local

Vecinos contrarios a la biblioteca del Prado piden que Zoido la pare

Esperan que el nuevo alcalde no renueve la licencia de obras en el caso de perder en el Supremo

el 15 jun 2011 / 20:52 h.

TAGS:

Zoido, en la campaña electoral de 2008, anuncia con vecinos del Prado que denunciará a la UE la biblioteca

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), matizó el martes su postura ante la construcción de la biblioteca del Prado de la Universidad de Sevilla al asegurar que "si el Supremo certifica que la licencia fue correcta, la biblioteca irá en el Prado". En la oposición, sin embargo, defendió de forma muy beligerante que el edificio de Zaha Hadid debía ir en otro sitio. Por eso los vecinos que llevaron el caso ante los tribunales reclaman ahora que, aunque lo primero sea acatar la sentencia, el Ayuntamiento actúe y busque fórmulas para evitar que se construya en los jardines del Prado, incluso si el Tribunal Supremo no les da la razón. Es lo que esperan de Zoido tras sus promesas.

¿Cómo? Por ejemplo, impidiendo que, si los tribunales avalan el proyecto de la Universidad, se pueda renovar la licencia de obras. "En su mano está lo que se puede hacer o no", apuntó el presidente de la comunidad de propietarios, José Cubiles Ramiro, quien añadió que los "votantes del PP quieren que ese lugar siga siendo el jardín que hizo Soledad Becerril con financiación europea". "Si se pierde la confianza en los políticos, pues allá ellos. Una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen", indicó sobre la clase política en general, si bien le dio un voto de confianza a Zoido, "que aún no ha hecho nada".

"Lo primero es ver qué resuelve el Supremo, ya que lo que diga lo tendremos que acatar Zoido, yo y cualquiera", recalcó el portavoz vecinal que lamentó la "politización" del pleito. "Llevamos tres meses esperando la sentencia sobre las medidas cautelares y me temo que la tardanza se deba a que el tema está politizado", denunció. "Sólo se habla de la biblioteca que es pública, pero no del despacho para el rector y para los catedráticos que incluye el proyecto en unos jardines que sí que eran públicos", apostilló.

Emilio García, otro de los vecinos de Huerta de la Salud que defiende el traslado de la biblioteca, calificó de "lógicas" las palabras de Zoido porque lo que diga el Supremo hay que acatarlo, pero añadió que probablemente se pueda esperar más del nuevo Ayuntamiento. Eso sí, confió en que el Supremo avale la tesis de los vecinos "tras las nueve resoluciones consecutivas a nuestro favor y con cada vez más contundencia", subrayó.

Juan Ignacio Zoido denunció las obras de la biblioteca ante la Unión Europea, allá por enero de 2008, y criticó duramente la actuación de la Gerencia de Urbanismo y de la propia Universidad de Sevilla. Hace ahora dos años, el entonces líder de la oposición municipal y portavoz del PP consideró "temerario" que el rector de la Hispalense, Joaquín Luque, comenzase las obras en el sector oriental de los jardines del Prado, donde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) había paralizado las obras (en julio de 2009), cuando "hay muchos lugares en Sevilla" donde se puede construir el "novedoso" proyecto. Entonces, Zoido aseveró que la licencia que se había expedido para la construcción era "la única" que no había sido firmada "por un funcionario" después de "emitir un informe" el secretario, lo que calificó, junto a las acciones e "irresponsabilidades" de Urbanismo, como un "cúmulo de despropósitos".

A su juicio, el proyecto era fruto del "empecinamiento" del entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, y de la Universidad, a la que le cuesta la paralización de las obras alrededor de 8.000 euros al día.

  • 1