Tensión e insultos contra el alcalde en la protesta ante el Ayuntamiento

La Policía tuvo que abortar un intento de asaltar el Consistorio alcalareño. La familia niega que vivieran en la indigencia yagradece el apoyo municipal.-

el 16 dic 2013 / 12:33 h.

Duros insultos contra el alcalde, un intento de irrumpir en el Ayuntamiento alcalareño que tuvo que ser abortado por la Policía y que obligó a custodiar el edificio durante el resto de la jornada, y un incidente que finalmente no acabó en arresto. La concentración convocada por el 15-M en la plaza del Ayuntamiento en apoyo a los familiares de los tres fallecidos en Rabesa provocó ayer una enorme tensión a las puertas del Consistorio, donde se concentraron en torno a 200 personas según los cálculos de los organizadores. La movilización comenzó sobre las diez de la mañana con presencia de la oposición pero no del Gobierno local, y rápidamente las increpaciones contra la administración derivaron en insultos hacia el alcalde, el socialista Antonio Gutiérrez Limones. El 15-M, que atribuyó estas tres muertes y la enfermedad de la hija menor a que “los servicios sociales están ahogados”, exigió que se cumpla el acuerdo plenario que propuso bajar a la mitad los sueldos municipales y destinar el dinero ahorrado a ayudas sociales, mientras la protesta se elevaba de tono hasta que un grupo de personas trató de entrar por la fuerza al Consistorio. Policía Local y Nacional lo evitaron y cerraron la casa consistorial, a la que el personal municipal entró por el garaje durante el resto del día. En los incidentes fue identificado un joven, pero no se le arrestó. Alcala_01A la espera de los resultados definitivos de la autopsia y de los análisis microbiológicos y toxicológicos de las muestras de alimentos y sustancias recogidas en la casa, la consejera de Salud, María José Sánchez Rubio, la familia de los fallecidos y los servicios sociales municipales se afanaron en cortar la rumorología que vincula las tres muertes a las circunstancias sociales de la familia y el consumo de alimentos en mal estado fruto de una precaria situación. A través de un comunicado, el sobrino del matrimonio y portavoz de la familia, Miguel Angel López Rosa, negó que “estuvieran en la indigencia ni alimentándose en ningún momento de comida recogida de los contenedores de basura” y señaló que habían realizada una compra con vistas a la Navidad cuyos tickets tiene la Policía. “Había prometido a sus hijas sus regalos de Reyes e, incluso, tenía planeado realizar un viaje todos juntos a la localidad de Azuaga en Badajoz, su pueblo de origen, para visitar a los familiares”, añadió. Por ello pidió “respeto en estos momentos de tanto dolor”, sobre todo, porque la hija superviviente “ha de continuar con su vida en Alcalá, y agradeció “el apoyo del pueblo alcalareño y, en su nombre, del Ayuntamiento y el alcalde”. El Consistorio también pidió “espeto para la familia en estos momentos tan dolorosos” y denunció que “no se pueden hacer conjeturas ni levantar falsos testimonios o especulaciones para que sea la justicia la que tenga la última palabra”. Pese a todo, las voces escuchadas ayer clamaban contra la “situación de pobreza” de la familia. El portavoz municipal de IU, Alberto Miranda, admitió que “el ambiente ha estado muy caldeado” porque la población se siente “identificada” y está “muy indignada”, al tiempo que criticó que el Gobierno local “no ha dado la cara” –el alcalde estuvo con la familia en el tanatorio–. Por otra parte, desde Cáritas, el arcipreste de Alcalá de Guadaíra, José Guerra Martínez, quiso disipar dudas y señaló que la familia fallecida no había sido atendida por ellos “desde hace al menos dos años”, si bien dejó claro que todos los alimentos que reparten las seis Cáritas parroquiales de la localidad “reúnen las condiciones sanitarias que los hacen perfectamente útiles para el consumo humano”. Con todo, hizo un llamamiento a la “responsabilidad de todos” e instó a los poderes públicos municipales a que pongan a disposición de la ciudadanía “todos los medios que estén a su alcance, económicos y humanos, así como que aceleren los trámites burocráticos para que las personas necesitadas de la ciudad puedan disponer de las ayudas”. “Lamentamos este tristísimo suceso y damos el pésame más sentido a los familiares de los fallecidos”, subrayó, tras indicar que el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, llamó para “interesarse por el caso y manifestar su condolencia y su disponibilidad” para presidir el funeral.

  • 1