miércoles, 20 marzo 2019
16:33
, última actualización

Los vecinos rechazan que el ‘loco del chándal’ se mude al pueblo

El alcalde ha pedido presencia permanente de la Guardia Civil y a la Junta financiación para una Policía Local propia con vehículos y otros medios.

el 02 dic 2013 / 18:58 h.

Almaden-violador-chandal Vecinos en la concentración. Un centenar de vecinos de la localidad de Almadén de la Plata se concentraron ayer convocados por el propio alcalde, José Luis Vidal Ortiz, para rechazar que Manuel González González, más conocido como el loco del chándal, pueda asentarse en el municipio tras su salida de la prisión y, en caso contrario, que se recupere el viejo cuartel de la Guardia Civil. González es uno de los presos que se han beneficiado de la derogación de la Doctrina Parot por el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, lo que le ha permitido abandonar la cárcel a los 20 años de ingresar, pese a tener una condena de 169 años por asaltar en los años 90 a 16 mujeres, asesinando a una de ellas. El loco del chándal salió el pasado 22 de noviembre de la prisión de Brians II, en Sant Esteve de Sesrovires, y entonces se filtró que los informes psicológicos y psiquiátricos indicaban que “no se ha rehabilitado”, ya que él mismo no quiso participar en los programas de la cárcel. Manuel González sufre “parafilia sádica”, lo que le hace disfrutar con el sufrimiento de otra persona. Los vecinos de Almadén de la Plata están “atemorizados” ante la posibilidad de que el conocido como el loco del chándal vuelva al pueblo natal de su madre, según explicó el alcalde. Vidal señaló que fue la propia madre la que se puso en contacto con él para indicarle “que van a venirse a vivir a la localidad”. El alcalde decidió emitir un bando en el que pide que se le impida su llegada al pueblo y que, en su defecto, se reabra el cuartel que la Guardia Civil tenía en la localidad, que fue cerrado hace año y medio. “Queremos tener protección permanente y si no nos escuchan hoy estamos dispuestos a acudir a Madrid a reclamar su apertura”, señaló el alcalde, que recordó que el cuartel más próximo se haya a 25 kilómetros de Almadén de la Plata, en El Ronquillo. Además, se da la circunstancia de que tampoco cuentan en el municipio con Policía Local, de ahí el temor de la población. Se da la circunstancia, de que precisamente ayer el Ayuntamiento de Martorell (Barcelona) también emitió un comunicado solicitando más seguridad para el municipio, ya que desde es allí donde habita el loco del chándal desde que salió de prisión. El violador vive con su madre, octogenaria, y junto a ella piensa mudarse a Almadén de la Plata. Según explicó en su día el consejero de Interior de la Generalitat de Cataluña, Ramón Espadaler, un mosso d’Escuadra vigila a González desde que salió de prisión por orden de la Fiscalía. Por su parte, el consejero de Justicia de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, reconoció que se pueda crear “cierta alarma, sobre todo en poblaciones pequeñas, ante el regreso de una persona que ha cometido hechos tan graves”. No obstante, insistió en que esos hechos “ya los cometió y legalmente ha pagado por ello”, de manera que “no podemos estigmatizarlo permanentemente diciendo que hay que echarlo del país”. El loco del chándal atacaba a las mujeres, incluso menores, abordándolas por la espalda con flechas o a navajazos, llegando a matar a una de ellas.

  • 1