Local

Vecinos de Bami critican un repunte de 'gorrillas' en el barrio

Los vecinos de la barriada sevillana de Bami pidieron al Ayuntamiento que exponga públicamente la metodología de aplicación de la ordenanza por la convivencia en los espacios públicos o 'antivandálica' en lo referente a la regulación de la figura de los 'gorrillas'.

el 15 sep 2009 / 11:28 h.

TAGS:

Los vecinos de la barriada sevillana de Bami pidieron hoy al Ayuntamiento de Sevilla que exponga públicamente la metodología de aplicación de la ordenanza por la convivencia en los espacios públicos o 'antivandálica' -ya aprobada en Pleno- en lo referente a la regulación de la figura de los aparcacoches ilegales o 'gorrillas', después de observar un repunte del número de éstos en los últimos meses.

El presidente de la asociación de vecinos y comerciantes 'Bami Unido', Rafael Castellano, indicó a Europa Press que los residentes de este entorno "quieren saber claramente a qué atenernos, qué debemos esperar y cómo, y saber a quién y cómo tenemos que dirigirnos si vemos que no funciona", con el objetivo de que "la convivencia de los que vivimos o vienen al barrio sea realmente en paz y en libertad".

Esta denuncia pública deviene de que a la ya de por sí "permanente" presencia de 'gorrillas' en esta barriada "desde hace años", hoy día "vamos a peor", con una degeneración"notable" de la convivencia por la conducta de estas personas, que generan "dificultades" en la vida cotidiana de los vecinos.

De hecho, Castellano aseguró que ya hay vecinos que se han marchado del barrio,"hartos de la degradación de la convivencia normal", y que hay "cada vez más" que se quieren ir. Y es que, señaló, no sólo hay más aparcacoches ilegales, sino que su presencia en las calles "se ha vuelto más insociable, más insoportable, más indeseable, porque se pelean entre ellos más, nos agobian más, ensucian más".

"Queremos vivir libres de la presión psicológica y emocional de esos ciudadanos, porque la estética no delinque, pero estamos hasta las narices de que se caguen en el parque de la plaza, en los portales o entre los coches, se meen donde pillen, vomiten donde les venga la ocasión, se emborrachen bajo nuestras ventanas y tiren las botellas donde se les ocurra, se insulten a voces entre ellos o digan, gritándonos, a las personas que pasamos por las calles lo que le venga en gana acerca de nuestros allegados vivos y difuntos", especificó.

En este sentido, el dirigente vecinal admitió que las condiciones de vida son "indignantes para cualquier persona con una sensibilidad educada en los derechos humanos", por lo cual se congratuló de la puesta en funcionamiento de la futura ordenanza, "que ojalá nos ayude a todos a convivir en paz y en libertad".

  • 1