Local

Vecinos de Bami, dispuestos a poner bolardos para evitar que los 'gorrillas' aparquen en los soportales

el 08 ago 2011 / 16:05 h.

TAGS:

'Gorrillas' en el barrio de Bami.

Un sector de vecinos de la barriada sevillana de Bami ha asegurado su disposición a colocar ellos mismos bolardos que impidan el estacionamiento de vehículos en los soportales bajo indicación de los 'aparcacoches' ilegales o 'gorrillas', dado que el Ayuntamiento, por ahora, no ha respondido afirmativamente a su petición de instalarlos, que lleva produciéndose desde el pasado mes de marzo.

La presidenta de la asociación de vecinos 'Bami Unido', Laura Baños, ha indicado a Europa Press que, en este sentido, los residentes del entorno siguen sufriendo el ejercicio de esta actividad, dándose el caso de que "tenemos a dos 'gorrillas' durmiendo en un coche, que al no estar dado de baja continúa ahí" y de que estas personas "hacen de todo en la calle, desde sus necesidades hasta relaciones sexuales".

La esperanza de los vecinos es que una vez que culminen las obras del estacionamiento subterráneo que ya se construye en la Plaza Rafael Salgado, y cuyo ritmo de obra ha alabado la dirigente vecinal, entre en vigor la zona azul y "dejen de estar por allí", si bien el conflicto se establece por el hecho de que "si los sacas de allí, hay que preguntarse dónde irán a continuación".

Hasta entonces, "hemos visto peleas de auténticos animales, con hachas, tirándose piedras, nos despiertan a las siete de la mañana con silbatos, gritos, peleas", ha lamentado Baños respecto a los principales puntos de choque entre vecinos y 'gorrillas'.

Otro de los problemas sufridos en los últimos días por los moradores del entorno atañe a las sanciones que la Policía Local interpone contra los propietarios de vehículos estacionados junto a las vías del ferrocarril, en una zona que desde hace tiempo está establecido 'de facto' como enclave de aparcamiento, hasta tal punto que a la empresa Equipark, inicial adjudicataria de las obras del parking, se le ordenó ejecutar una rampa para que los coches pudieran entrar.

"De repente, de la noche a la mañana, han comenzado a multar", ha criticado la dirigente vecinal, agregando que la rampa, que permite penetrar a este lugar con unas 300 plazas de estacionamiento, aún no ha desaparecido. "Aunque está prohibido aparcar en el acerado, creemos que debería haberse hecho avisando y poniendo en antecedentes", ha señalado Baños, que ha apostillado que, de seguir así la situación, "en septiembre nos vamos a matar por un hueco".

  • 1