lunes, 22 abril 2019
21:58
, última actualización

Vecinos de Guadalcanal estrenan la zarzuela 'Agua, azucarillos y aguardiente'

el 19 nov 2009 / 20:16 h.

Algunas de las 'actrices' participantes se prueban los vestidos de niñeras.

Dígase "No ta montones" con acento castizo madrileño y en la voz de un funcionario de Correos de Guadalcanal. Hacerse con el acento ma-dri-le-ño de uno de los protagonistas de la zarzuela Agua, azucarillos y aguardiente ha sido lo que más le ha costado a Rafael Perelló, su intérprete, que se ha llevado "muchos días ensayando el tono castizo con el MP3 en la oreja".

Es una de las más de 140 personas que mañana estrenan en Guadalcanal la obra, todos aficionados salvo uno, Francisco Javier Carrasco, el director de la banda de música Nuestra Señora de Guaditoca y autor de la idea de trasladar al corazón de la Sierra Norte de Sevilla el Madrid del siglo XIX, de chulapos, de verbenas y paseos por Recoletos, de chotis y de organillos.

Dos días antes del estreno los nervios y la excitación de todos los vecinos, incluyendo los del alcalde, Jesús Manuel Martínez (PP), recorren el teatro. De un lado a otro van probándose los trajes, niñeras, amas, manolas y barquilleros, al mismo tiempo que realizan los últimos ensayos del texto elegido.

Los ensayos comenzaron el pasado mes de septiembre cada uno por su lado: el cuerpo de baile del grupo Sacromonte; las dos corales del pueblo, el coro romero Nuestra Señora de Guaditoca y la coral sacramental Santísimo Cristo de las Almas; el infantil Voces Blancas, la compañía de teatro La Caja de Cartón, que dirige la propia directora de escena de la zarzuela Carmen Susana Gordón; la banda de música; y el grupo pro cabalgata de Reyes Magos, que se ha encargado de hacer los decorados. "Todo el pueblo volcado, sólo se habla de la zarzuela, que está revolucionado porque es raro que alguien no tenga a algún familiar que participe", relata una de las protagonistas de esta aventura, Carmen Susana.

Y es que de los 3.001 habitantes de Guadalcanal casi el 5% está aquí. Comerciantes, amas de casa, funcionarios, estudiantes... desde 62 años hasta bebés. Rosa María Ortega, dependienta de una tienda y ama de casa, viene del grupo de danza. "El director se lo propuso a la que lleva el baile -María del Carmen Ruiz lo dirige desde hace 12 años- y a los coros, al teatro y a la asociación de Reyes Magos". Ella, como María Dolores López, también ama de casa, y Pepi Gómez, frutera, que están de charla antes de comenzar a repartir el vestuario, reconocen que antes de llegar al ensayo tienen "que dejar todo preparado, incluso la cena", porque los viernes y sábados empezaban a las 21.00 y acababan a las 24.00.

Todas reconocen que cuando se propuso el proyecto tacharon de "loco" al director. El trabajo más duro ha sido poner en sintonía a todos los actores, músicos y bailarines, en lo que llevan empeñados el último mes y medio. "Y ya nos sale perfectamente", aseguran a coro. "Lo más importante ha sido unir a todo el pueblo", insisten. En la obra participan familias completas, como la de Mariluz Ruiz, un ama de casa-"y trabajo en Correos cuando me llaman"- que canta en el coro de las niñeras y sus dos hijos, Alejandro, de 10 años, y Alberto, de 7, que bailan y también cantan.

Como ellas, Mercedes Ugía, animadora sociocultural en paro que interpreta a la Pepa; Emilio Blanco, el trovador italiano Garibaldi -"Signori, buona sera, ascolti per pietá, ascolti al poverino qui canta per mangiar", cuenta, y tendrá que cantar en italiano"-; Rosario Moreno y María José Marqués, dos estudiantes de ESO y Bachillerato, que bailan en la obra y que están "muy nerviosas" ante el estreno de mañana.

Para la mayoría es la primera vez que se suben a un escenario y los nervios van aflorando. Juan Antonio Escote, pensionista, afirma, sin embargo: "Es la primera vez que me voy a subir a un escenario pero estoy muy bien porque el grupo es buenísimo".

El teatro tiene 750 localidades y ya están todas vendidas para mañana, salvo el 20% que por ley hay que poner en taquilla el último día, y hay muchas encargadas para el día 28. El éxito y la implicación de todo el pueblo puede hacer que se vuelva a interpretar en las fiestas navideñas. "Porque mucha gente regresa esos días a Guadalcanal y nos gustaría que todos pudieran verlo", argumenta el alcalde. La dificultad será poner de nuevo a todas las agrupaciones de acuerdo, pero todos están por la labor.

 

  • 1