Local

Vecinos de un anciano con síndrome de diógenes preocupados por la "lamentable" situación que vive

El hombre, de 94 años, vive en "condiciones infrahumanas" y nadie "hace nada" para ayudarlo, según los vecinos.

el 07 dic 2009 / 10:47 h.

TAGS:

Los vecinos de la calle Arahal de la barriada sevillana de Torreblanca se mostraron hoy preocupados por su vecino, Diego, quien desde hace años sufre síndrome de diógenes cada vez "más acentuado".

En declaraciones a Europa Press Televisión, Juani Torres, vecina afectada, manifestó su irritación ante la imposibilidad de poder ayudar a Diego ya que con 94 años vive en "condiciones infrahumanas" y nadie "hace nada" para ayudarlo. Así no viven "ni los animales", subrayó. Diego almacena "todo tipo de basuras" en su casa, desde colchones "húmedos y apulgarados", hasta muñecas o cualquier "chatarra" que encuentre, aseguró Juani, quien lleva siendo su vecina más de 35 años.

Además, narró uno de los últimos episodios del enfermo quien, al intentar arrastrar hasta su casa una tabla de madera "más grande que él", cayó al suelo "de espalda" lo que le costó "tres días de ingreso" en un hospital. Después, volvió a su casa "aseado" por el personal sanitario, pero otra vez "estamos en las mismas", denunció la señora.

Los vecinos, preocupados al ver la circunstancias bajo las que Diego vive, y alertando sobre los problemas que "su enfermedad" puede causarles, han denunciado la situación al "ayuntamiento y a Sanidad" pero "a día de hoy" todavía no han hecho nada para acabar con el problema, lamentó Juani.

Los familiares. Diego vive solo y la única familia que tiene es un hermano, poco menor que él, quien "sólo ha aparecido por aquí cuando ha visto la noticia" por televisión. Aun así, este hermano, ante el "revuelo" montado en la barriada, "ha limpiado" la casa, aunque "el olor" sigue patente. No obstante, según explicó Juani, ha prometido a los vecinos que esta semana "un camión recogerá la basura acumulada en la casa".

Sin embargo, el hermano del enfermo "no se lo lleva" y "para colmo" le ha comprado una bombona de butano, por lo que los vecinos temen que por un despiste se ocasione "una catástrofe".

Sin apenas relación con la gente de su barrio, Diego vive "abandonado" y rodeado de "ratas y todo tipo de bichos", describió Torres. Los vecinos, que "cruzan algunas palabras" con él, le aconsejan que se instale en una residencia, pero cuando "llega su hermano" le arrebata la "idea de la cabeza", indicó Juani.

  • 1