Local

La Junta adjudica parcelas a bajo precio en Palmete para viviendas

20 familias reciben los terrenos y afrontan la construcción de sus propios pisos. Los importes, entre 13.000 euros por 70 metros cuadrados y 43.000 por 232.

el 20 oct 2013 / 12:41 h.

TAGS:

Momento en el que las familias formalizan las escrituras de adquisición de los terrenos. Momento en el que las familias formalizan las escrituras de adquisición de los terrenos. Veinte familias originarias del barrio sevillano de Palmete han recibido de la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía las escrituras que las acreditan como adjudicatarias de otras tantas parcelas residenciales, adquiridas en propiedad, las cuales están localizadas en dicha zona de Sevilla y en las que podrán autoconstruirse sus viviendas, gracias a una gestión realizada por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (antes EPSA). Las familias que han recibido las escrituras de compraventa de estas parcelas de manos del gerente de AVRA en Sevilla, Indalecio de la Lastra, son originarias de Palmete, barrio al que podrán regresar una vez hayan construido sus inmuebles. Las parcelas han sido adquiridas por los adjudicatarios con una bonificación del 10% sobre el importe de la adjudicación, lo que se traduce en cantidades que oscilan entre los 12.950 euros del terreno más pequeño, con una edificabilidad de 70 m2, y los 42.999 euros de la parcela de mayor tamaño, que permite edificar hasta 232,43 m2. Ubicación de las parcelas en el barrio de Palmete. Ubicación de las parcelas en el barrio de Palmete. Esta operación, que atiende a una demanda planteada desde hace tiempo por vecinos cuyo origen se sitúa en este barrio, permitirá el reagrupamiento de unidades familiares que ahora están residiendo en distintas zonas de la ciudad, e incluso fuera de Sevilla. La barriada de Palmete surgió en la década de los sesenta como un asentamiento ilegal, formado en sus inicios por viviendas aisladas autoconstruidas por sus ocupantes, en su mayoría empleados en el sector de la construcción. A principios de los setenta estas familias comenzaron a movilizarse para reivindicar la urbanización y normalización del barrio, que ahora dispone de calles asfaltadas y de infraestructuras y servicios básicos como colegios públicos o centro de salud en funcionamiento.  

  • 1