miércoles, 20 marzo 2019
12:16
, última actualización
Deportes

Veinte razones para creer en este nuevo Sevilla

Todo salió como el Sevilla deseaba: ganó al Racing y el Mallorca perdió ante el Real Madrid. El cuarto puesto vuelve a estar en manos nervionenses. Pero el paso adelante no sólo se limita a eso, que ya de por sí es mucho. La forma de ganar al Racing, rescatando el mejor fútbol de ataque, refuerza la confianza de un Sevilla que, por fin, se siente fuerte de verdad.

el 05 may 2010 / 22:20 h.

Diego Capel, imparable, brilló en Santander.

La espectacular victoria sobre el Racing, desempolvando el añorado manual de fútbol que hasta hace poco leía el Sevilla, ha tenido continuación en la derrota del Mallorca frente al Real Madrid. Gracias a estos resultados, el equipo de Nervión durmió en puestos de Liga de Campeones con un punto de ventaja sobre el de Gregorio Manzano. Las dos jornadas que restan para el final, y muy especialmente la próxima con todo un Sevilla-Barcelona y un Deportivo-Mallorca, prometen ser absolutamente trepidantes. Y a buen seguro que el sábado se verá, cuando menos, a un digno Sevilla. Se puede ganar, empatar o perder, como repetía Juande Ramos una y otra vez, pero la cara con que el equipo saltará al césped será muy distinta a la que se le veía hasta hace tan sólo escasas fechas.

Antonio Álvarez ha conseguido algo fundamental: serenar el ambiente, cambiar la cara a la mayoría de los jugadores y, sobre todo, hacerles ver de verdad que tienen argumentos para clasificarse para la Liga de Campeones, más allá de los buenos deseos. Bien es cierto que se han visto carencias en partidos como el de Villarreal, Málaga, Valladolid o Getafe, pero también que hay veinte razones para creer en este Sevilla. Y esas veinte razones no son otras que los veinte goles que ha marcado desde la llegada del nuevo entrenador. Sólo ha necesitado ocho jornadas para firmar prácticamente el mismo número de dianas que en las ¡diecisiete! últimas -más del doble- con su predecesor.

A la espera de corregir los fallos defensivos que aún se acusan, el equipo ha recuperado la sonrisa en ataque. Su potencial ofensivo vuelve a relucir de la mano de futbolistas como Luis Fabiano (cinco goles en la era Antonio Álvarez), Kanouté (cuatro) y Negredo (cuatro). Incluso el joven Cala (tres) ha destacado en esta faceta. Dado el escaso tiempo que hay por delante para enmendar la plana y las continuas bajas en la zaga, el ataque va a dictar gran parte la suerte del Sevilla esta temporada. Ahora, el equipo se siente verdaderamente fuerte. Conoce bien sus carencias, pero se siente fuerte, y cuando esto sucedió en el pasado no tan lejano, llegó lejos, muy lejos.

  • 1