Economía

Veinteañero de hoy, economista del mañana

Un libro recoge cómo ven la crisis estudiantes sevillanos

el 01 mar 2011 / 22:03 h.

Imagen de la Facultad de Económicas y Empresariales.

Son los economistas del mañana, veinteañeros que, aún empapados por la inocencia y la frescura que da la edad, analizan las causas de la crisis económica y las medidas adoptadas para solventarla, y proponen sus propias recetas en las que sueñan con un mundo mejor y más justo. ¿Y por qué no?

Cuarenta y siete estudiantes de primer curso -con 18 años en su mayoría- de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla han estampado en un libro (editorial Deculturas) , dirigido por el catedrático Juan Torres López, sus reflexiones sobre la crisis, proyecto académico pionero que, al proponérselo, sorprendió al decano, Francisco Javier Landa. Es, señala éste, percibir la coyuntura de manera "llana, franca" y, además, con la frescura proporcionada por "esa forma de entender las cosas y de cuestionarlas cuando no se han superado los 20 años".

"Muestra qué hay en la cabeza de los jóvenes y eso permite demostrar que hay muchas cosas y más interesantes de las que, por regla general, se cree", dice Torres López, que encargó los artículos como actividad de clase.

El paseo que nos ofrecen esos aprendices de economistas tiene cinco paradas: Así empezó todo (con los orígenes de la crisis) , Cemento, mucho cemento (problema inmobiliario), España (situación del país), Manos a la obra (la respuesta), y Todo lo demás (un baúl que da cabida desde la globalización hasta el negocio de la Semana Santa, pasando por los cigarrillos de liar o los toros).

Vaya por delante que hay una unánime y constante crítica a la banca. "La realidad es triste, pero mientras los bancos viven en un ambiente de socialismo, donde si alguno tiene problemas, ya estamos todos para rescatarlo, los trabajadores viven en un ambiente de capitalismo donde la frase reinante es el sálvese quien pueda", opina Alfredo Soltero.

"Al destinar los fondos públicos a reactivar y asegurar al sector financiero se embargan los servicios públicos que en situaciones de crisis pueden ayudar a paliar los efectos de la desigualdad (...) El primer paso debería ser la concienciación de las clases dirigentes, banqueros, políticos, etc. Que comprendan que ellos también son parte de esta unidad que llamamos humanidad", sentencia José Daniel Morillo.

Rocío Ayala se pregunta el porqué las autoridades y organismos como el FMI no avisaron sobre la crisis, y concluye que "nos la ocultaron". "Como ciudadana -relata- me siento engañada por aquellos mandamases que se hacen llamar representantes del pueblo y que sólo han buscado su interés dándole igual el derecho (...) a saber toda la información".

Habla Jesús Riera. "¿Dónde está entonces el verdadero gobierno del pueblo? Hay que poner normas para impedir que esos agentes financieros tengan tanto poder sobre nosotros".

Yolanda Soto plantea, incluso, que la amplia difusión que se dio a la gripe A no fue sino "un método para olvidarnos de nuestros principales problemas". Ana Santiago habla de los piratas del Alakrana para abordar los problemas de la pobreza en el mundo y que si no se solucionan con convicción "se hará la revolución"; Raúl Hidalgo se queja de que los bancos "nos la han vuelto a jugar, nos han hecho tocar (besar) el suelo" en alusión a las cláusulas suelo de las hipotecas e Ignacio Valdés da su receta: "Ni capitalismo ni comunismo, sino un punto intermedio".

Los temas, variados, todos de actualidad y suscitan debate. Juventud, arrojo, madurez.

  • 1