martes, 11 diciembre 2018
13:22
, última actualización
Deportes

Velázquez: Trayectoria en plena ascensión hacia los banquillos

El bagage profesional del técnico verdiblanco, bajo el testimonio de protagonistas con los que ha ido compartiendo sus experiencias. Carácter, conocimiento y trabajo.

el 09 ago 2014 / 11:15 h.

Velázquez debutará con el Betis en la Nova Creu Alta La ascensión a los banquillos de Velázquez podría calificarse como meteórica (Fuente:EDD). Hasta la fecha, habíamos conocido la faceta técnico-táctica de Julio Velázquez como entrenador desde su llegada a Heliópolis. Cómo estaban siendo sus métodos de trabajo durante la pretemporada y su pizarra, con los sistemas y las variantes que ha ido manejando en su laboratorio. Toda esta metodología y personalidad tienen también unos inicios. Unas raíces que nos remontan a Valladolid y que El Decano Deportivo ha querido recordar, poniéndose en contacto con protagonistas que han compartido vivencias marcadas en la trayectoria del actual técnico del Betis. Se crió en el barrio de San Nicolás (Valladolid), equipo en el que empezó a dar sus primeros pasos en los banquillos. Posteriormente, se forjó en otros clubes vallisoletanos: el AD Sur, el Betis Valladolid y el Laguna. En dos años saltó de Primera Regional a Tercera, con el Peña Respuela cántabro, la Arandina y el Atlético Villacarlos (Menorca), una prueba de la ambición que siempre ha caracterizado a Velázquez por conseguir llegar a la élite. En la temporada 2008-09, el Polideportivo Ejido le ofreció el juvenil de División de Honor, hasta que un año más tarde recibió la llamada del Real Valladolid para incorporarse a su estructura. Toda esta experiencia la conoce, de primera mano, Gonzalo Quintana, excompañero en Radio Marca Valladolid. Gonzalo, que estudió en la misma escuela que Julio, destaca su “ambición por entrenar. Lo tuvo muy claro desde joven, sin importarle salir fuera o hacerse cargo de equipos modestos”. La recompensa le acabó llegando en Valladolid, y aunque en el juvenil la cosa funcionó, al dar el salto hacia el filial “fue todo tan rápido que no acabó saliendo bien, apenas tenía 28 años”. Sin embargo, Gonzalo recalca “su gran personalidad. Es muy estudioso y metódico. Era muy normal verle en algún campo a primera hora de la mañana de un sábado, por ejemplo”. Quienes lo conocen, como Gonzalo, afirman que “en el fondo sabíamos que iba a llegar lejos, por su claridad de ideas y trabajo, incluso por pesado”, ironizó.Velázquez: Más información en las páginas de El Decano Deportivo

  • 1