«Vender Morón al turista con una base en conflicto no es la mejor publicidad»

ENTREVISTA. El alcalde de Morón de la Frontera, Juan Manuel Rodríguez, analiza los efectos de contar en su municipio con la base aérea.

el 27 oct 2014 / 12:30 h.

  El alcalde de Morón de la Frontera, Juan Manuel Rodríguez. El alcalde de Morón de la Frontera, Juan Manuel Rodríguez. Desde su sillón en plena Sierra Sur se enfrenta a un escenario desconocido que Juan Manuel Rodríguez, alcalde de Morón, acoge con cierta preocupación. Máxime cuando siempre ha existido cierto hermetismo en las misiones que el gobierno americano lleva a cabo tras las puertas de la base aérea. Su reto es conseguir que se conozca Morón por sus múltiples virtudes, muchas de ellas aún por descubrir. Al final el ministro confirmó el uso de la base por EEUU para la lucha en África ante el ébola. ¿Comparte el miedo de sus vecinos? Miedo no, pero sí cierta preocupación de que no se nos informe de todo lo que pueda pasar. El gobierno nos ha asegurado que va a tener ciertas garantías pero no sabemos qué garantías excepcionales se van a aplicar con el pueblo. Estos días estoy viendo la manera de solicitar una reunión conjunta de las administraciones implicadas y que, en la misma, se explique qué se va a hacer y cómo. Morón no puede dejar de aportar su base en la lucha contra el ébola a nivel mundial pero sí puede pedir las máximas garantías. Siempre la queja general es la misma, ¿se oculta información? No quiero ni pensar cuando ha habido otros conflictos bélicos y jamás hemos conocido para qué se han utilizado las bases. Ha existido esa desinformación, estoy seguro de ello, y existe una actitud de no informar por parte del gobierno americano. Hay muchos ejemplos. Y eso alimenta la duda de cómo se va a aplicar el protocolo de la OMS. Por qué, ¿quién va a verificar eso? ¿El propio EEUU que va a los hospitales por su cuenta o que en otras épocas donde han participado en conflictos bélicos no se nos ha informado de ello? ¿Condiciona la base al desarrollo de los municipios cercanos? Afectar sí afecta desde el punto de la seguridad y también desde el concepto que se tiene de Morón como pueblo. Además, en función de cómo se sepa gestionar puede incluso ser un lastre porque vender turísticamente Morón, con una base aérea en contacto directo con conflictos o con riesgo de ébola, no es la mejor publicidad. Hay que intentar paliar los efectos negativos de alguna manera, hay épocas donde se ha compensado económicamente y sobre todo la gran compensación que había era la mano de obra. Hace semanas se ejecutó el tercer ERE en la base y el comité augura un cuarto. ¿Qué puede hacer? Es indignante como, poco a poco, se está produciendo ese vacío de personal español en la base americana, vacío para el cual no hay justificación alguna porque la carga de trabajo sigue estando ahí aunque militarizándose servicios. Esta actitud solo la puede frenar el gobierno español. Los americanos están en la base gracias a un convenio de utilización conjunta que, en determinados contextos, se ha modificado en beneficio de ambas partes. Creo que al gobierno español, en 2014, le toca jugar otro papel distinto. Tener un suelo ocupado debe ser un activo, un espacio que se utilice para ganar algo, no puede ser una hipoteca. Ha tenido que sacar adelante los presupuestos sin el consenso de la oposición, aprobándose en Junta de Gobierno Local. ¿Era necesario? Desgraciadamente nos hemos tenido que acoger a un mecanismo que, en ningún momento, estaba en nuestra hoja de ruta pero se ha impuesto por las necesidades. Además viene también provocado por una oposición que, en tres años, jamás ha presentado alternativas reales u otros presupuestos. No me puedo permitir el lujo de dejar bloqueada Morón de la Frontera; debemos seguir adelante. Nos está costando mucho trabajo, por la crisis y por tener un ayuntamiento tan endeudado debido a la nefasta gestión de los ocho años anteriores a esta legislatura. ¿Cómo se afronta el día a día en el Ayuntamiento siendo Morón uno de los pueblos con mayor deuda? Por la mañana suena el teléfono y no sé si ese mes vamos a poder pagar a un proveedor, vamos con urgencia y con mucha imaginación. Trabajamos con austeridad e intentamos que no repercuta en los vecinos en cuanto a la pérdida de servicios. Poco a poco estamos frenando la sangría porque cuando llegue al Ayuntamiento todos los meses había una pérdida de 400.000 euros. Ahora estamos en menos 120.000. Mientras la liquidación sea negativa la deuda se incrementará y eso es lo que estamos frenando de forma progresiva para evitar pérdidas de servicios y empleo. Si hubiésemos equilibrado el primer año tendríamos que haber despedido a 80 trabajadores. El gran proyecto es la ITV ¿Cuándo estará finalizada? Yo digo entre bromas que, para bien o para mal, seré conocido como el alcalde que trajo la ITV. Era una reivindicación histórica del pueblo que se puede convertir en parte de su motor económico y, además, con ella volvemos a ser referente comarcal de servicios. Indudablemente es el proyecto más importante de la legislatura. Las obras van bien y, con la prudencia que nos caracteriza, podemos decir que en el primer trimestre de 2015 se inaugurará la ITV. ¿Cuál será su argumento para volver a ganar la confianza de los moronenses en mayo de 2015? Teniendo en cuenta desde donde partíamos, hemos hecho lo que hemos podido, en las circunstancias en las que estamos. Y con esa cuenta de resultados me pienso presentar ante los ciudadanos. Se me podrá reprochar muchas cosas pero he intentado estar con mi pueblo en todos y cada uno de los frentes. Además, siempre decía que Morón no había que inventarla, que la teníamos pero que no se sabía poner en valor sus recursos y lo decía sin conocerla bien desde la Alcaldía. Esa frase tiene hoy más valor que antes y aunque hemos hecho mucho, aún tenemos un gran pueblo con muchas virtudes por descubrir.

  • 1