Economía

Venderse sin miedo al rechazo

Las empresas participantes en la segunda edición de ‘Aerospace & Defense Meetings’ coinciden en destacar el provecho de una jornada marcada por las agendas repletas de reuniones con suministradores y potenciales clientes.

el 04 jun 2014 / 23:57 h.

TAGS:

Asistentes al ADM atienden a las explicaciones ante uno de los prototipos que desarrolla el Catec. / Carlos Hernández Asistentes al ADM atienden a las explicaciones ante uno de los prototipos que desarrolla el Catec. / Carlos Hernández (FOTOS. Aerospace & Defense Meetings en FIBES) Pasaban las tres de la tarde y en buena parte de los expositores de las empresas continuaban las reuniones de trabajo y el intercambio de tarjetas. Basta dar un paseo por los pasillos de Fibes, que estos días alberga el encuentro sectorial Aerospace & Defense Meetings, para comprobar que ha madurado en esta segunda edición y que hay unanimidad entre los profesionales sobre que hay que estar en esta cita, la única de esta industria que, por otra parte, se celebra en España. Tras una edición, la de 2012, de toma de contacto y novedad, ADM se consolida. Lo resume bien el director general de Aertec, Antonio Gómez-Guillamón, quien además tiene motivo para estar satisfecho ya que hoy dará los detalles de la selección de su empresa por parte de Airbus como proveedor preferente (Tier 1) de ingeniería de fabricación para sus aviones civiles, lo que implica asumir cargas de trabajo en España, Alemania, Francia y el Reino Unido para los principales programas del fabricante europeo. «Aquí puedes tener citas que te cuesta meses conseguir y sin necesidad de recorrer medio mundo», señala. En efecto, las agendas están repletas. Los asistentes aprovechan para «poner cara» a proveedores, buscar nuevos suministradores y cómo no, potenciales clientes, además de para ubicar a quienes, como en otros sectores, han bailado de empresa en este tiempo. Las hay de todos los tamaños, actividades y trayectorias, y siempre se conoce a alguna nueva, se refrescan contactos y se cuenta cómo han ido los dos últimos años. Para la gaditana MAVE, especializada en utillaje y verificación de calidad previa a la entrega del C295, «lo que más se valora es que todos hablamos el mismo idioma; aunque no nos conozcamos, a las dos palabras ya sabemos de qué hablamos», reseña Pedro Díaz Pantoja, coordinador técnico, lo que sin duda ayuda a crear un clima propicio a la conversación sin necesidad de estar continuamente en guardia a ver qué es lo que nos quieren vender ahora. Ejemplo de empresa joven, puntera y asentada en Camas es Sokar Mechanics, que presenta en ADM una tecnología que ha desarrollado y que es pionera en Andalucía. A modo de impresión 3D aunque exactamente no lo sea porque utiliza un láser, lo que hace es fabricar piezas de mecanizado como álaves o inyectores, utilizando la materia prima que sea –acero, aluminio o titanio, entre otros– en polvo. «Lo que conseguimos así, con lo que llamamos fabricación aditiva, es reducir el material necesario para fabricar una pieza porque antes se utilizaba un bloque y se desperdiciaba entre un 50 y un 80 por ciento del material, lo que supone un importante ahorro de costes», explica Andrés Ramos, que está desarrollando los ensayos de la mano del Catec y que señala, entre otras ventajas, la libertad que esta técnica permite a la hora de diseñar. Queda ahora por solventar el hándicap de las homologaciones. Para primera experiencia en la feria industrial, la de Plasticur, empresa radicada en El Puerto de Santa María y propiedad de un empresario gallego que vio en el aeronáutico futuro y, tras comprar la planta de Visteon, ha arrancado con la fabricación de piezas en fibra de carbono. Su andadura es reciente, pues se inició a finales del año pasado, por lo que esperan recibir en cuestión de semanas la certificación que les permita optar a subcontrataciones con firmas como Alestis. «En todas las ferias del sector que hemos participado, nunca hemos tenido una agenda tan completa». Con un expositor en una zona preferente, se erige GAZC (Grupo Aeronáutico Zona Centro), con sede en Madrid, pero que ha desembarcado con fuerza en Andalucía. Este fabricante de piezas metálicas y estructuras para programas del A380, A350, A400M, A320 y A330, entre otros, cuenta con una planta de mecanizados y otra de montaje de estructuras en Aerópolis, tras la compra de Servimec. El grupo factura 35 millones –el 30 por ciento en el exterior– y cuenta con 300 empleados. En Andalucía, las ventas rondan los 8 millones y el personal, el centenar. Y el objetivo es duplicar las cifras en dos años. Eduardo Manubens, director de Desarrollo de Negocio, asegura que su empresa tiene claro el mensaje que Airbus lleva lanzando desde hace años. «Todo lo bueno que pueda ser Airbus, depende de sus proveedores», de ahí que se hayan ajustado en estos tiempos a sus pretensiones. «Hace cinco años éramos 150 trabajadores; estamos apostando por la estrategia de Airbus y nos hemos ido adaptando mejor que otros competidores», dijo. Desde Aertec se recuerda además que ser suministrador de Airbus y acompañarle allá donde vaya se entiende en su empresa como una «reválida» año tras año. La lección la tiene aprendida, como demuestran las alianzas internacionales que mantiene con dos empresas francesas porque «el reto es ser cada vez más global». Para ayudar a mejorar la cadena de suministro, la sevillana Torsesa (105 empleados y 12 millones de facturación) ofrece su experiencia, que despliega en todas las plantas españolas de la antigua Airbus Military y también en la de Embraer en Évola (Portugal), para proveer de herramientas, maquinaria y un sistema de control de las mismas, con más de 500.000 referencias, indicó su director general, Fernando Esquivel. Por cierto, por más que se les buscó, ni rastro de los representantes de las empresas chinas que habían confirmado asistencia.

  • 1