Cultura

Venecia se enseñorea de Sevilla

Tiépolo y Canaletto fueron los más mediáticos, los pintores que rescató Carlos III para España del Settecento veneciano, uno de los siglos más brillantes para la pintura en la ciudad de los canales.

el 16 sep 2009 / 04:24 h.

Tiépolo y Canaletto fueron los más mediáticos, los pintores que rescató Carlos III para España del Settecento veneciano, uno de los siglos más brillantes para la pintura en la ciudad de los canales. Pero detrás de ellos, medio centenar de artistas igualmente exquisitos mostraron con una precisión cartográfica ese gran decorado natural que es Venecia. El Museo de Bellas Artes le dedica una amplia exposición, con obras que salen por primera vez de Italia.

Dos presupuestos iniciales han sustentado esta muestra. La primera de ellas consistía en rescatar piezas que se conservan exclusivamente en museos y colecciones privadas italianas y que hasta la fecha no han salido de sus lugares de origen; la segunda, mostrar de forma conjunta a todos aquellos artistas que tuvieron relación con España, país con el que intercambiaron principios estéticos que han continuado hasta la fecha.

De estas premisas ha resultado un total de 51 lienzos, los que conforman la exposición Settecento veneziano. Del Barroco al Neoclasicismo, que permanecerá abierta al público en Sevilla hasta el 13 de septiembre, después de su paso por la Academia San Fernando de Madrid. "Se trata de una gran selección con los artistas más importantes del siglo XVIII en Italia y el resto de Europa, lo que la convierten en una de las exposiciones más completas realizadas en España sobre ese periodo y estilo pictórico". Así lo expresó ayer a la prensa la consejera de Cultura de la Junta, Rosa Torres, que ejerció de madrina de este "acontecimiento artístico de primer nivel".

De este modo, la muestra recoge lienzos al óleo de autores como Antonio Bellucci, Antonio Balestra, Marco Ricci, Sebastian Ricci, Gian Antonio Pellegrini y Francesco Guardi. "Conocemos a Tiepolo y Canaletto, sobre todo porque ambos trabajaron en la corte española de Carlos III, pero sin el resto de artistas que están aquí representados, nunca hubieran llegado a alcanzar ese éxito", reivindicó ayer sobre el conjunto de los autores la comisaria de la exposición, Annalisa Scarpa. De hecho, este tipo de pintura que se desarrolló en la costa adriática "tuvo una atracción muy especial en el resto de cortes europeas", lo que contribuyó al flujo de sus artistas, "que mantuvieron contactos muy importantes con el arte de otros países y lo incorporaron a su vuelta a Italia, hasta conformar este estilo único", continuó la comisaria.

Lo más peculiar del arte veneciano del siglo XVIII, y que tan bien está representado en esta exposición, es la llamada pintura de veduta (término italiano sin traducción), que consiste en vistas urbanas, siempre en perspectiva, llegando a veces a un estilo cartográfico. "Venecia es una ciudad real e irreal, un gran escenario, y sus pintores son también escenógrafos, precisos decoradores", explicó Scarpa, que animó a los visitantes a contemplar las piezas de la exposición "como si fueran escenas teatrales, y los personajes, actores que representan a Goldoni".

La mayoría de las obras procede de la Colección Terruzzi, el Museo di Capodimonte de Nápoles, el Museo Cìvico de Vicenza, la Colección Simona Romano, la Banca Populare di Vicenza, la Galleria dell'Accademia, la Galleria Nazionale de Parma, la Fundazione Querini Stampalia y el Museo Cívico de Treviso.

  • 1