Local

Versos para acallar la muerte

Con flores, con versos, con rabia. Es como recordaron anoche a Federico García Lorca en Alfacar (Granada), cerca de donde lo asesinaron hace justo ahora 73 años. El actor José Sacristán fue el encargado de acallar la muerte con palabras. Allí, cerca de una fosa que aún sigue sin abrirse.

el 16 sep 2009 / 07:20 h.

TAGS:

Con flores, con versos, con rabia. Es como recordaron anoche a Federico García Lorca en Alfacar (Granada), cerca de donde lo asesinaron hace justo ahora 73 años. El actor José Sacristán fue el encargado de acallar la muerte con palabras. Allí, cerca de una fosa que aún sigue sin abrirse.

"Ninguno te sentimos muerto todavía. No podemos imaginarte ante un piquete de fusiles. Te sacaron de madrugada. Unos dicen que fue en el cementerio. Otros que en un camino. Lo cierto es... ¿Pero es que puede hablarse con certeza de esto? Y es así...", escribía Rafael Alberti en mayo de 1937, en Madrid, "a los siete meses de su defensa". Estos versos son parte de su obra Palabras para Federico, que anoche Sacristán leyó ante un público entregado en Alfacar. Allí se dieron cita en su voz Federico y sus amigos, como Alberti, como Luis Cernuda, como Antonio Machado. Eso fue después de la ofrenda floral ante el monolito donde, se supone, yace Lorca, de la música de Carlos Andreoli y Osvaldo Jiménez, de las palabras del periodista de Canal Sur Jesús Vigorra.

Sacristán ensalzó la figura del poeta granadino, perseguido y muerto por su izquierdismo y su homosexualidad, especialmente en unos tiempos en los que, a su juicio, "aún se observan voces, gestos y actitudes" que remiten a comportamientos de la Guerra Civil, aquel tiempo "siniestro y terrible" que vivió de cerca, ya que la contienda le impidió conocer a su padre hasta que tenía seis años, pues fue preso político. "Esa guerra fue uno de los acontecimientos más brutales, siniestros y estúpidos y Lorca fue un ciudadano comprometido que luchó por una España mejor", dijo el actor.

Mientras la música sonaba junto a su tumba -también la de un maestro republicano, dos banderilleros anarquistas y un funcionario-, y en Granada capital los turistas seguían una ruta hecha ex profeso por los lugares que frecuentaba Federico, sigue sin saberse cuando se exhumará su fosa. La Junta prometió que sería en otoño, pero la Diputación granadina se niega a cerrar una fecha. La polémica de Lorca sigue tan viva como su recuerdo.

  • 1