Economía

«Vestiría a la crisis con un traje de flamenca rojo y de lunares»

Es la propietaria del taller de moda flamenca Pitusa Gasul que, frente a la tónica de los últimos tiempos, acaba de estrenar tienda en pleno centro sevillano, en la calle Chapineros, pero pide más facilidades para que el cliente acceda a los comercios

el 16 oct 2010 / 19:54 h.

Josefa Gasull, en su nueva tienda de trajes de flamenca situada en la céntrica calle Chapineros.

-¿Cómo ha acabado entre volantes y lunares?

-Siempre me ha gustado la costura. Empecé haciendo trajes de flamenca para mis hijas y luego para amigas. Fue mi hijo el que me convenció de que hiciera trajes también para la calle. Eso fue en 1993. Así que empecé con una amiga en casa, donde acondicionamos el garaje y al cabo de unos años nos mudamos a un local donde montamos el taller artesanal.

-Acaba de abrir una tienda en pleno centro ¿Por qué ahora?

-Es la primera vez que pongo una tienda como tal. La verdad es que me apetecía, era una asignatura que tenía pendiente. No iba a esperar a tener 80 años y además creo que era mi momento personal. Vi el local [en la calle Chapineros], me gustó y abrimos hace unos diez días.

-Ha elegido el centro en un momento en el que muchos comerciantes han tenido que hacer justo lo contrario, cerrar y marcharse.

-Tenía claro que debía estar en el centro porque es la zona en la que se concentran las tiendas de flamenca. La gente puede comprar en tu tienda o en otra, pero vienen a esta zona y eso nos viene bien a todos. Yo pediría que hubiera más facilidades para el acceso porque todo lo que dificulte la entrada y permanencia en el centro no es bueno y perjudica al comercio.

-¿Da miedo?

-Es evidente que arriesgas, pero es un desafío. El riesgo siempre está ahí, pero no empiezo desde cero sino que cuento con un bagaje y con clientas.

-¿La crisis inspira a la hora de realizar diseños?

-Puede inspirar diseños más austeros, aunque en mi caso no ha sido así. He seguido en mi línea de trajes muy trabajados.

-¿Cómo sería el traje de flamenca de la crisis?

-Sería de lunares para que no pase de moda y podría ser rojo con varios volantes y con un encaje en los bordes. Sería un traje atemporal y no por eso sería menos bonito que otro.

-¿Y las mujeres perdonan la Feria o el Rocío para comprarse el traje o se ha notado una caída en las ventas?

-Se nota al igual que miramos más los precios en otras cosas. Pero lo cierto es que este año se ha notado menos y esperamos que el que viene sea más aún positivo.

-Aun así, el traje de flamenca es de los artículos que puede considerarse de lujo...

-No es que sea necesario pero tampoco es algo superfluo. Es un traje típico que usamos en varias ocasiones y es uno más de todos los que tenemos colgados en el armario.

-¿Qué es lo que diferencia a los diseños de Pitusa Gasul de los de otros profesionales?

-Mis modelos son muy artesanales cuidando siempre mucho el detalle. Tenemos una costura y un patronaje muy buenos. Los trajes pueden parecer un poco goyescos.

-¿Cuesta ser profeta en la tierra?

-Este trabajo es muy local, muy de Andalucía y, aunque afortunadamente cada vez más se conoce fuera y tiene más salida, lo importante es triunfar aquí.

-La moda parece un mundo muy competitivo ¿Cómo buscarse el hueco?

-El hueco lo encuentras trabajando bien y haciendo las cosas lo mejor que sabes y que puedes, pero te lo dan las clientas porque les guste tu trabajo y tu saber hacer.

-¿Qué tendencias se vislumbran en la moda flamenca para la próxima temporada?

-Para este año, los talles un poco más subidos y no tan bajos y trajes con más volantes. Los colores, claros y tonos pastel, y el lunar típico y los bordados tanto en mantones como en trajes.

-¿Cómo ha evolucionado en los últimos años?

-La moda flamenca siempre está viva y sigue evolucionando. El traje ha dejado de ser tan clásico y hay un abanico mucho más grande donde escoger entre clásicos y modernos.

-Algunos se han convertido en auténticos trajes de noche.

-Los hay mañaneros, más llamativos y con colores más fuertes y más cómodos, y los de noche que son más sofisticados porque la Feria tampoco es igual de día que de noche.

-En este mundo se critica mucho la copia a los diseños del otro ¿Cómo es la competencia?

-Cada uno de nosotros tiene su propio estilo y personalidad y es muy fácil saber de quién es un traje porque cada uno tiene su sello. Hay cosas que pueden servir de inspiración, pero copiar es una cosa muy distinta. Además, éste es un trabajo que sería muy aburrido si a lo que te dedicas es a copiar a otros.

-¿El momento más duro como empresaria?

-Lo peor, el papeleo y la burocracia, que entretienen mucho.

-¿Y la mayor satisfacción?

-Que una clienta me pague por algo que yo he pensado, diseñado y realizado. De hecho, lo que más me gusta es estar en el taller y en realidad me parece más un hobby que un trabajo de tanto que me gusta.

-¿Algún consejo para alguien que quiera abrirse camino en este mundo?

-Que no se venga abajo y siga siempre adelante y sobre todo que haga lo que le gusta, que se centre en sus diseños y se deje influenciar lo mínimo posible.

El perfil. Catalana de nacimiento, pero una sevillana más, Josefa Gasull, siente auténtica pasión por su trabajo, que ve más como afición que como obligación. Le acompañan en esta aventura -acaba de estrenar tienda en el centro- Josefa Colorado y Rosario Fernández, cuyas manos se emplean a fondo en el taller artesanal de trajes de flamenca. Casada y con tres hijos, de los que dos viven en EEUU, pertenece a la asociación de moda flamenca Mof&Art y a la Asociación de Mujeres Empresarias Artesanas. Lleva nueve años participando en el Salón Internacional de Moda Flamenca Simof, una "ventana abierta" para darse a conocer y entre su clientela cuenta con varias francesas enamoradas de la cultura andaluza. Aún recuerda su primer encargo: "un traje turquesa con lunares blancos y rosas".

  • 1