Deportes

Veteranía y sangre fresca se funden en el Valladolid

El Real Valladolid repite en Liga su condición de aspirante a la permanencia en Primera, con un conjunto sin el goleador Llorente y con la complicada tarea de sumar puntos a base de experiencia y de táctica y con los refuerzos mínimos para mantener la calidad.

el 15 sep 2009 / 17:44 h.

El Real Valladolid repite en Liga su condición de aspirante a la permanencia en Primera, con un conjunto sin el goleador Llorente y con la complicada tarea de sumar puntos a base de experiencia y de táctica y con los refuerzos mínimos para mantener la calidad.

Los de Pucela se encuentran en el mismo puesto con el que se salvaron del descenso la temporada pasada, el decimoquinto. En aquella ocasión las castañas las sacaron del fuego Joseba Llorente, que con 16 goles se convirtió en la punta de lanza del club, y Víctor, el líder del equipo y uno de los más destacados asistentes de Primera.

Este año, la marcha de Llorente al Villarreal puede mellar en el poder ofensivo de los de Mendilibar, por lo que tanto el entrenador como el cuerpo técnico se han esforzado en construir el espíritu de equipo necesario para aumentar su eficacia de cara a la portería rival, una de las grandes fallas del conjunto albivioleta.

De esta manera, el fichaje de Goitom, delantero que destacó en el Murcia, supone una inversión en el ataque que se suma a la pegada y la velocidad de Jonathan Sesma, un medio zurdo canario que, paso a paso, se ha labrado una buena reputación tanto en el Cádiz y como en el Valladolid.

Por otro lado, Mendilibar sigue apostando por la solvencia de un equipo y una táctica que pueden dar la sorpresa en Primera y que, pese a la mala suerte y los resultados, continua fusionando la experiencia de los mayores con la agilidad y la fuerza de los más jóvenes.

Es por eso que la veteranía que conceden jugadores como Vivar Dorado, Marcos o Capdevila, sin olvidar a Víctor, que con con esta temporada firma dieciséis como profesional, nueve de ellas como albivioleta, se funde con el juego ágil de jóvenes como Asier, Aguirre, Escudero o el novato Quique, que con dieciocho años y proveniente del filial, se puede consolidar como un delantero revelación, gracias a su velocidad y su capacidad de desmarque.

Pese a llevar sólo dos victorias en Primera, ambas en casa ante Atlético y Almería, y haber conseguido seis escasos goles en ocho partidos, los esfuerzos de la plantilla esta temporada han consolidado un esquema táctico practicamente sin fallos, que incluye a un cada vez más sólido en portería Sergio Asenjo y a Javier Baraja y García Calvo como destacados en defensa, a los que se une Luis Prieto, que ha firmado grandes temporadas en el Athletic. Víctor, Sesma y Aguirre sobresalen en el centro del campo, mientras el sueco Goitom y el canterano Quique serán los que intenten hacer olvidar a Llorente.

  • 1