Local

Viaje en el tren Lincoln

El presidente electo de EEUU, Barack Obama, hizo el sábado un llamamiento a la nación para mantener "la perseverancia y el idealismo" de los Padres Fundadores y dijo que, para ello, se requiere "una nueva declaración de independencia, no sólo de nuestra nación, sino de nuestras vidas".

el 15 sep 2009 / 21:19 h.

TAGS:

El presidente electo de EEUU, Barack Obama, hizo el sábado un llamamiento a la nación para mantener "la perseverancia y el idealismo" de los Padres Fundadores y dijo que, para ello, se requiere "una nueva declaración de independencia, no sólo de nuestra nación, sino de nuestras vidas".

Con este discurso, al que le seguirá un histórico recorrido en tren desde Filadelfia hasta Washington con el que Obama quiere dejar su estela de cambio y esperanza, comenzó oficialmente ayer, sábado, la celebración de la investidura de Barack Obama como 44 presidente de EEUU, el primero negro de la historia del país.

Antes de comenzar el viaje, durante el que Obama recibirá sin duda un gran baño de multitudes, el presidente electo se dirigió a los cientos de personas congregadas en la estación de la calle 30 de Filadelfia y aseguró que "la Revolución de EEUU no terminó cuando se silenciaron las armas de los británicos".

Sus palabras tuvieron una especial resonancia al ser pronunciadas en Filadelfia, donde, según dijo, "comenzó la aventura de EEUU", en referencia a que fue precisamente en esta ciudad del estado de Pensilvania donde se declaró la Independencia y donde se promulgó la Constitución.

Obama se refirió también a los problemas que afronta EEUU en este momento -una "economía que se tambalea" y dos guerras abiertas- y dijo que estas situaciones "pueden ser nuevas, pero las soluciones no lo son". "Lo que se requiere es la misma perseverancia e idealismo que demostraron nuestros padres fundadores. Lo que se requiere es una nueva declaración de independencia, no sólo de nuestra nación, sino de nuestras propias vidas.

Independencia de ideología, de pensamiento, de prejuicios y de fanatismos ruines", manifestó Obama. Terminado el discurso, Obama inició un viaje en tren desde Filadelfia hasta Washington, en el que le acompañan su esposa, Michelle y sus dos hijas, Sasha y Malia, así como por un grupo de amigos e invitados.

El recorrido, que se lleva a cabo en un tren contratado de la compañía Amtrak, denominado en inglés Whistle Stop Train Tour, en alusión al silbato de las antiguas locomotoras a vapor, está inspirado en el que hizo Abraham Lincoln en 1861 pero en esta ocasión parará en la ciudad estadounidense de Wilmington.

  • 1