Local

Viaje para madres solas y con pocos recursos

El próximo lunes saldrá la lista de las 55 admitidas en el programa de vacaciones para mujeres solas y con cargas familiares no compartidas. Este año irán a Aguadulce (Almería).

el 15 sep 2009 / 09:55 h.

TAGS:

El próximo lunes saldrá la lista de las 55 admitidas en el programa de vacaciones para mujeres solas y con cargas familiares no compartidas. Una iniciativa que empezó hace once años y que siempre ha tenido una gran acogida. Este año las elegidas irán al pueblo de Aguadulce, en Almería.

Las vacaciones pagadas serán del 12 al 19 de septiembre, aunque el próximo lunes ya se sabrá quiénes han sido aceptadas. Fuentes de la concejalía de la Mujer declararon que este año han sido menos las solicitantes: si en cada edición tienen una lista de unas 100 mujeres de media, este no ha llegado a las 70. Por eso, aunque tienen preferencia las que no hayan participado en vacaciones anteriores, han sido las propias técnicas de la concejalía las que han animado a algunas repetidoras a inscribirse, ya que suele ser habitual que alguna de las premiadas termine rechazando el viaje, bien porque encuentran un trabajo en esas fechas o porque no tienen con quien dejar a sus hijos.

Desde la concejalía se deja claro que esta iniciativa es para "dar un respiro" a las mujeres que deben sacar a sus hijos y sus vidas adelante, aunque entienden que muchas féminas, que realmente lo necesitan, no se lo plantearían si no fuesen con sus hijos, por eso realizan algunas excepciones si ven que es imposible que una solicitante deje solos a sus hijos.

Experiencias anteriores. El año pasado ya acudió Josefa Reyes, una divorciada de 50 años que vive tan sólo con la pensión que le pasa su exmarido, en su viaje de 2007 a la Línea de La Concepción (Cádiz) hizo muchas amigas que aun mantiene, cumpliendo así uno de los objetivos del programa: tratar de que las amas de casa salgan y se relaciones. "Íbamos sobre todo a descansar, y lo conseguimos. Este año me he apuntado por si acaso, pero entiendo que otras mujeres lo necesiten más" comentó.

María José Corderos, de 37 años, divorciada y con un hijo autista de ocho años, no creía que a su retoño le fuera a sentar bien un ambiente diferente al de su colegio en Dos Hermanas, pero la madre reconoce que "el último día estaba muy triste porque todo se acababa, esa semana vio a mucha gente pendiente de él y eso le hizo bien, tanto a él como a mí" comentó una madre que lleva mucho tiempo en paro y que "nunca hubiera podido pagarme unas vacaciones así". María José recuerda muchas conversaciones con las amigas que hizo: "un divorcio no es sólo un divorcio, pasan muchas cosas y me vino bien hablar y escuchar los problemas de las demás" recuerda.

El programa sale cada año con los mismos requisitos: Mujeres con recursos económicos bajos, con hijos de hasta 12 años, y censadas en Dos Hermanas.

  • 1