sábado, 16 febrero 2019
14:56
, última actualización
Cultura

Vicente Amigo. «No se puede estar tanto tiempo sin tocar en Sevilla»

El guitarrista cordobés vuelve a la capital hispalense después de un paréntesis demasiado largo. Llega al Teatro de la Maestranza (miércoles 16 de junio, 20.30 h.) después de pasear por medio mundo su última creación, ‘Paseo de Gracia’.

el 13 jun 2010 / 19:02 h.

Vicente Amigo.
-->--> -->

El guitarrista Vicente Amigo presentará el próximo miércoles, en el Teatro de la Maestranza, su último disco, Paseo de Gracia, obra con la que anda girando estos días por el mundo después de superar una tendinitis y algún que otro problema como consecuencia de una caída, como la rotura de una uña, que para un guitarrista es como para un futbolista partirse el peroné. Lleva años sin tocar en Sevilla y le hace especial ilusión hacerlo en el Maestranza.

-¿Desde cuándo no toca en Sevilla Vicente Amigo?

-Hace ya años, pero me parece que hace un siglo. No se puede estar tanto tiempo sin tocar la guitarra en esta ciudad.

-Defina Sevilla.

-Es el centro, la historia, el movimiento de todo... Tierra Santa, je, je. Bueno, creo que no es fácil definirla.

-A Paco de Lucía le pone nervioso tocar en Sevilla...

-No me extraña. ¡Y a mí también! Sin desmerecer a otras ciudades, Sevilla es una tierra de genios, una ciudad donde se sabe mucho de flamenco, donde vas por la calle y en el escalón de una casa cualquiera puedes oír tocar a un artista anónimo y quedarte helado.

-Paco dijo que se te puede sentar en la primera fila el presidente de una peña flamenca y poner cara de que toca mejor que tú...

-Je, je, je. Son las cosas del maestro. Es verdad que le pone en tensión tocar en Sevilla. Nos pasa a todos.

-¿Tiene algo que decir sobre que se lo estén dando todo a Paco de Lucía y casi nada a Manolo Sanlúcar?

-Esta pregunta no se le hace a un amigo. ¡Qué quieres que te diga! En esto estoy como Pepe Pinto, con el corazón repartido entre dos amores. Si me encuentro a uno llorando, es que el otro lo ha ofendido. Manolo ha sido mi maestro, estuve viviendo con él y me enseñó lo indecible. Con él recorrí el mundo y aprendí no sólo de guitarra, sino de miles de cosas más. Y Paco, aunque no me haya enseñado personalmente, es mi otra gran referencia.

-Tiene que pringarse.

-Paco se lo merece todo, y me alegro por todos esos reconocimientos que le están dando. Y Manolo se merece los que le han dado ya, que son muchos, y los que quedan por venir. Hasta ahí puedo llegar.

-¿Qué le parece la campaña que está llevando a cabo la Junta para que la UNESCO declare el flamenco como Bien de Interés Cultural Inmaterial de la Humanidad?

-Me parece estupendo, siempre y cuando sea algo bueno para el flamenco y los artistas. Y creo que lo es.

-Hay quienes dicen que no tiene sentido pedir ese reconocimiento, porque el flamenco goza de buena salud y ha conquistado el mundo...

-También llevan razón. De todas las maneras, siempre voy a estar a favor de todo lo que haga crecer al flamenco. No creo que este reconocimiento, si al final se le concede, sea malo para nosotros.

-Vicente Amigo forma parte de una generación de guitarristas que ya ha hecho historia. ¿Cómo ve la siguiente, la que se está formando ahora?

-No lo digo por quedar bien. Estoy convencido de que la generación de ahora, la que sigue a la mía, la de Riqueni, Gerardo, el Tomate..., es estupenda y nos va a dar grandes satisfacciones.

-¿Se atreve a dar nombres?

-Es complicado, por los olvidos -acabo de llegar de Eslovenia-, pero ahí están Antonio Rey, Daniel Méndez, Diego del Morao, Niño Josele... Mientras estén ahí las mujeres andaluzas, que paren lo que paren, esto no se acaba. Siempre hay quienes piensan que ya no hay nada, pero ahí están los jóvenes para dejarlos sin argumentos.

-¿En qué anda ahora metido?

-Estoy en plena gira con Paseo de Gracia, y eso me ocupa todo el tiempo. Pero en la cabeza de los músicos siempre está la luz encendida, aunque sea de día. No paro de pensar en nuevas ideas, y van saliendo algunas.

-¿Algún adelanto?

-De momento, nada.  No hay nada concretado.

-¿Está reñido con la Bienal o la Bienal con usted?

-Ni mucho menos. El concierto del Maestranza está firmado desde hace tiempo y eso me hubiera impedido estar. La Bienal siempre está ahí.

-Suponemos que al concierto del miércoles no vendrá nadie de los que colaboran en Paseo de Gracia: Enrique y Estrella Morente, Alejandro Sanz, Niña Pastori...

-Naturalmente. Es imposible. Estaré acompañado por mis músicos, los que giran conmigo. O sea, Rafael de Utrera, Miguel Ortega, Patricio Cámara, Pakito González, José Manuel Hierro, Alexis Lefevre...

-¿Espera buena respuesta del público?

-Por supuesto. Por lo general, los que van a mis conciertos son seguidores, y entonces no hay problemas. Supongo que el teatro tendrá un buen ambiente y que todo saldrá bien. Eso espero.

  • 1