domingo, 17 marzo 2019
15:53
, última actualización
Cultura

Vicky Luna e Ismael Sánchez vuelven a escena en clave de bolero

El dúo sevillano presenta ‘Mensajero de nostalgias’, un singular homenaje al género.

el 09 mar 2014 / 21:28 h.

15568641 Vicky Luna e Ismael Sánchez, en una imagen promocional. / Domi Naranjo Hasta no hace mucho, Vicky Luna sentía la necesidad de presentarse aludiendo a su proyecto musical más conocido, Las Niñas. Poco a poco, sin embargo, la cantante sevillana ha ido consolidando su dúo con el guitarrista Ismael Sánchez, Chez Luna, y después de varios discos y una buena cantidad de conciertos juntos, ya no necesitan más referencias del pasado. Son ellos mismos, sin más, y acaban de sacar a la luz un nuevo disco, esta vez resultado de su investigación en torno al bolero y otras músicas afines al género, que lleva por título Mensajero de nostalgias y fue presentado el pasado mes de febrero en La Estación. «Desde las Tristezas del cubano Pepe Sánchez hasta nuestros días, el bolero nos lleva de la mano en un viaje por toda América Latina, de las peñas y cantinas a las serenatas, mezclándose con los ritmos y melodías de otros géneros», explican. «De la vieja trova a la nueva, del bolero rítmico al ranchero, el son, la bachata, el chachachá... Numerosos estilos van fusionándose y enriqueciendo al bolero clásico para ofrecernos un abanico de composiciones que desde principios del siglo XX forman parte importante de la cultura musical hispanoamericana». Todo un universo sonoro que pone a prueba tanto la conocida ductilidad de la voz de Vicky Luna como la versatilidad de Ismael Sánchez con la guitarra y otros instrumentos de cuerda; y, cómo no, la capacidad de ambos para acoplarse en un sonido compacto, armónico y altamente sugerente. El origen de este proyecto está en el repertorio que el dúo preparó para el ciclo estival de conciertos Noches en los Jardines del Alcázar del pasado año, con un homenaje al bolero y a la canción yucateca mexicana, en el que estuvieron acompañados por el cantautor argentino Javier Pereyra. También de lo largo del 2013 compartieron escenario con artistas de la talla de Martirio y Zenet, consiguiendo llegar a un público más numeroso y selecto de lo habitual en un proyecto donde la modestia de medios no está reñida con la calidad musical. «El legado del bolero es indudable, más cuando derivó en el llamado filin cubano, que pasó a ser interpretado a menudo por orquestas sinfónicas y big-bands», prosiguen los artistas. «La música popular cubana y el jazz norteamericano comenzaron a influenciarse mutuamente hasta el punto de que muchos de los boleros clásicos son considerados standard, siendo recuperados y popularizados en nuestra época, no sólo por famosos boleristas, sino también por grandes intérpretes de jazz de nuestros días», agregan Luna y Sánchez, quienes llevan colaborando juntos desde finales de los años 90, pero solo desde hace seis como dúo estable. Mensajero de nostalgias ha sido arreglado y producido por Chez Luna y Javier Pereyra, grabado por Ismael Sánchez y mezclado y masterizado por Curro Ureba en Trafalgar Estudio. La fotografía vuelve a ser de Domi Naranjo y el diseño y concepto de Antonio Amuedo.

  • 1