viernes, 19 abril 2019
20:06
, última actualización
Deportes

Víctor Fernández y la revolución aragonesa

Víctor Fernández ha empezado a probar alineaciones y el primer boceto es un once ultraofensivo que apunta más al 4-3-3 que a otra cosa.

el 28 ene 2010 / 22:41 h.

Víctor Fernández da instrucciones a Nacho y Nelson.
Quedan dos días para que Víctor Fernández estrene su segunda etapa como entrenador del Betis y el maño, consciente de que el equipo necesita un giro no radical, sino radicalísimo, no va a malgastar ni una jornada en apuestas continuistas. El primer cambio debe nacer del equipo. Es decir, de la alineación. Es decir, de él mismo, que para eso es quien la plantea. Y el domingo, en Córdoba, los béticos ya verán a un conjunto que muy poco o nada tendrá que ver con el que han visto antes. No se sabe si será mejor o peor, pero distinto, lo que se dice distinto, será. Dos o tres entrenamientos han bastado para comprobar que el primer once de Víctor será revolucionario y que la intención del aragonés, como ya anticipó en su presentación, es tener el balón e intimidar a los adversarios.

La prueba del algodón fue ayer por la tarde, en el entrenamiento que la plantilla verdiblanca llevó a cabo en el estadio. Durante más de una hora y media estuvo Víctor haciendo pruebas, y la última fue la siguiente: Nelson, Melli, Rivas y Nano en defensa; Capi, Arzu e Iriney en el triple pivote; y Sergio García, Jonathan Pereira y Pavone como tripleta atacante. El dibujo osciló desde un 4-4-2 con Capi por la derecha a un 4-2-1-3 con el canterano de enganche, pero la idea es evidente: muchos jugadores ofensivos. Ese once, así tal cual, no será el que salga al Nuevo Arcángel a enfrentarse al Córdoba, como es natural. Donde ayer estuvo Nano, el domingo estará Fernando Vega, ausente en la prueba por simple precaución debido a sus molestias en el gemelo. Que el arahalense se retirase antes que sus compañeros ya estaba previsto por los médicos y el lateral está más que apto para formar parte del once. Y donde aparece cualquiera de los seis hombres que no son defensas también debe haber un hueco para Emana, al que Víctor piensa dar un papel preponderante en su esquema. Igual que hizo Antonio Tapia en lo poco que pudo contar con el africano, por cierto.

El camerunés bien podría rellenar el hueco que ayer ocupó Pavone. El futuro del argentino sigue siendo una pregunta abierta y ni siquiera él mismo se atreve a pronosticar dónde estará el domingo. "A día de hoy no lo sé. Me siento querido, pero no sé si voy a estar el domingo o no. No me he metido mucho, lo he dejado en manos de mi representante porque cada día te dicen una cosa. Si me toca quedarme, daré todo para el ascenso, y si me voy, probaré una nueva cosa. Hoy por hoy estoy pensando en el partido del domingo y en ser titular", declaró en Canal Sur.

CAMBIO DE PODERES. En esa alineación, como puede verse, tampoco están incluidos algunos jugadores que con el anterior entrenador disponían de la plaza casi garantizada. En un caso es por obligación: Carlos García está sancionado. En el otro, por decisión técnica: Nacho. Tampoco aparece otro presunto intocable: Mehmet Aurelio. A cambio, Víctor recurre a los hombres que conoce de su anterior tramo en Heliópolis, como el recuperado Melli, el capitán Rivas o Arzu, que cumplió su castigo de dos jornadas y luego no jugó ni un minuto ante el Levante.

  • 1