domingo, 17 febrero 2019
06:00
, última actualización
Deportes

Víctor: "Sabemos que vamos a sufrir, pero también que vamos a ganar"

Víctor Fernández está satisfecho con la forma en que sus futbolistas afrontan la final de Salamanca. "Este equipo ya está acostumbrado a la presión", se congratula.

el 11 jun 2010 / 20:07 h.

Víctor Fernández da órdenes en un partido.
Se acerca la hora de la primera finalísima para el Betis, mañana en el Helmántico, y Víctor Fernández intenta dotar de toda la fuerza posible a su tropa, a la que por otra parte ve en las mejores condiciones posibles para afrontar la tarea de culminar el ascenso a Primera. "El equipo está con mucha moral, los jugadores han entrenado bien, felices", afirmó ayer el técnico verdiblanco, que no teme que la presión pueda esta vez con los suyos: "Somos un equipo ya acostumbrado a la presión, la estamos llevando con absoluta normalidad y también hemos trasladado mayor presión a los rivales. Parece que el único que se la juega es el Betis, pero también se la juega el resto. Esto se reparte por todas las casas, aunque me gusta la naturalidad con que lo está llevando el equipo", se felicitó.

El Betis viaja hoy a Salamanca después de conseguir cuatro victorias consecutivas. Ningún equipo ha logrado cinco en lo que va de curso en Segunda. "Para el Betis no hay quinto malo. Hay una inercia buena, ganadora, y nuestra mentalidad es ir a ganar el partido, de esa manera no hay que mirar a ningún otro lado. Sabemos que vamos a sufrir, pero con sufrimiento el disfrute puede ser mayor", replicó Víctor, que sólo piensa en ganar, no en ascender ya este domingo: "Mi único planteamiento es que quedan dos partidos, dos victorias, y vamos a intentar conseguir la primera. Si lo demás acompaña, bienvenido, pero eso pasa por ganar. De qué vale que los demás pinchen si nosotros no somos capaces de ganar. Es probable que no sea necesario ganar los dos partidos, pero para evitar sorpresas mejor plantearnos dos victorias y dejarnos de historias", alegó.

En el Helmántico habrá unos 5.000 béticos, pero el reparto de las entradas ha enrarecido un poco el entorno del Betis. Según el maño, en lo único en que influirá la polémica es en "el dolor o decepción de que el Helmántico no tenga 50.000 personas para que pudiera estar abarrotado por béticos". "Es difícil contentar a la gente y quedar bien con todo el mundo, pero me consta que los que van son béticos de verdad, van a ser unos afortunados y les agradecemos ese esfuerzo en un momento en que las penurias económicas asaltan todos los hogares españoles", añadió.

Tras halagar a los aficionados, Víctor elogió a los suyos aprovechando un extenso análisis de cómo está el Betis. "Uno: la unidad del equipo ha sido importante, por lo menos desde que yo estoy, y esa unidad se ha hecho más fuerte por diferentes circunstancias y avatares. Dos: somos un equipo más ordenado, más riguroso, que intenta exprimir al máximo su potencial. Y tres: también tenemos un estado anímico menos quebradizo que hace unos meses, somos más solventes, más constantes, sabemos que vamos a ganar, sabemos cómo podemos ganar, sabemos que vamos a sufrir pero el equipo no se descompone; eso lo hemos aprendido de la competición", se explayó.

Y así llega el Betis a Salamanca, donde le espera un rival que casi está salvado. "A lo mejor el partido tiene un desarrollo muy diferente de lo que esperamos. A ellos les vale un empate para salvarse e igual también sufren la tensión y la presión, nosotros acostumbrados y a lo mejor el partido toma otro cariz. O a lo mejor también es un partido agónico", conjeturó.

En el Helmántico, quizás incluso como titular, estará Sergio García. El catalán, tras un mes y medio de baja, no descarta entrar en el once y su entrenador se congratula por ello, pero no da pistas. "Lo que más me vale es la opinión del jugador. Él me dice que está bien y que quiere jugar, aunque también depende de otros futbolistas que tienen molestias. El chaval se ve para jugar, pero a lo mejor no opino lo mismo. Lo tendré que meditar", dijo.

Su colega y rival, Jorge D'Alessandro, prefiere que Sergio juegue desde el principio. A Víctor le extrañó esa teoría de su "amigo". "Tendrá sus razones, pero yo, si fuese técnico del rival, nunca desearía que jugase Sergio García, ni al principio ni al final", respondió. Pero sin afán de polémica, que conste: "Hicimos el curso nacional con él y compartimos muchas horas de estudio con él. Es un hombre sabio y me encantaría que el fútbol le diese más de lo que le ha dado, pero que se lo dé a partir del domingo que viene", matizó el entrenador del Betis.

  • 1