Deportes

Victoria o venganza, el dilema del Betis

El discurso oficial es que el único objetivo es ganar, no vengar el 5-1, aunque Juan Carlos disiente.

el 08 abr 2013 / 23:20 h.

Pepe Mel, este lunes / Marcamedia Pepe Mel, este lunes / Marcamedia El Betis ya piensa oficialmente en el derbi, porque oficiosamente lo lleva haciendo desde la semana pasada, y su planificación verbal y mental, por llamarla de algún modo, se debate entre el deseo de vengar el 5-1 de la primera vuelta en el feudo del Sevilla y la importancia de una victoria sin más, aunque sea por 1-0. Da la impresión de que el discurso oficial, si lo hay, opta por la segunda opción, la de conformarse con vencer al eterno rival. Es la más realista, para ser sinceros, aunque seguramente hay béticos que darían años de su vida por devolver la humillación del Sánchez-Pizjuán. Pepe Mel, de puertas para fuera, no es uno de ellos y lo tiene muy claro. Y como él, Rubén Pérez. De los que hablaron ayer, sólo Juan Carlos clamó venganza. “No hay ánimo de revancha. Lo único que quiero es ganar el partido”, aseguró el entrenador en la Cope. Y además dio una explicación de lo más lógica:“Este equipo ya ha demostrado en otras ocasiones que si piensa en otras cosas, se hace un lío”, advirtió. El duelo de Nervión, en todo caso, sigue en su mente como un mal recuerdo: “Ya pedimos perdón por lo que ocurrió. El entrenador se equivocó en todo, por eso pedí que dejaran tranquilos a los futbolistas. He revisado muchas veces el encuentro, que se nos hizo demasiado largo, pero hay que pensar sólo en fútbol. Cuando pensamos en más allá de lo futbolístico, las cosas no nos salen”, reiteró. En cuanto al Sevilla, Mel no se fía ni mucho menos de su pésima racha fuera de casa: “Es un partido distinto, juegan a un kilómetro de su casa y no será como cualquier otro partido fuera”, alertó. “Espero al mejor Sevilla y nosotros debemos querer la pelota e intentar divertirnos”, reclamó. Rubén Pérez fue el sustituto de Vadillo, baja por un cólico, en la sala de prensa y corroboró el mensaje de su entrenador. El astigitano no quiere oír hablar de revancha porque lo importante, dice, es ganar. “Tenemos que mantenernos al margen de todo lo que se hable en la prensa y centrarnos en el partido. Nada de revancha. Es normal que se piense, pero no pensamos en meter cinco goles, sino en ganar. Los tres puntos son lo más importante, da igual que se marque en el minuto 1 que en el 90”, alegó el mediocampista, que también elogió al eterno rival pero sin olvidar cómo está la liga particular: “El Sevilla es un equipo de mucha calidad y categoría, aunque pienso que hay una distancia que no es corta en la clasificación. Pero no creo que seamos favoritos”, opinó antes de expresar su deseo:“Esperemos que los aficionados del Sevilla no pasen una buena Feria”. La voz disidente fue la de Juan Carlos, que habló con esta vehemencia en la radio del club: “El derbi llega en el mejor momento, pero tampoco hay que confiarse, en el partido de ida las sensaciones también eran positivas y pasó lo que pasó. No quiero decir que el Sevilla esté peor que nosotros porque al final en un derbi no sirve de nada. Tenemos que dar la cara en nuestro estadio con nuestra gente. Hay ánimos de revancha después del resultado del partido de la ida, ya sea el Sevilla o quien sea. Es un derbi y hay que ir a muerte. Viví mi primer derbi en la ida y se vivió bastante mal por el resultado. Tengo muchas ganas de jugarlo aquí con nuestra afición y demostrar por qué estamos ahí arriba y por qué estamos luchando”.

  • 1