Deportes

Victoria sevillista en el primer encuentro de pretemporada

El Sevilla cumplió con creces el trámite del primer encuentro estival ante el CD San Fernando. Romaric, con una evidente pérdida de peso, la eficacia de Chevantón y la creatividad de Fazio captaron el protagonismo en un choque de indudable color blanquirrojo.

el 15 sep 2009 / 08:19 h.

En una semana agitada en el plano físico, con tres sesiones diarias en Costa Ballena, el Sevilla cumplió con creces el trámite del primer encuentro estival ante el CD San Fernando, recién ascendido a Segunda División B. El once hispalense goleó a un rival que sólo fue capaz de soportar el ritmo en el período inaugural. Romaric, con una evidente pérdida de peso, la eficacia de Chevantón y la creatividad de Fazio captaron el protagonismo en un choque de indudable color blanquirrojo.

En el primer acto, Manolo Jiménez dispuso un 4-4-1-1 con el fin de equilibrar la posesión del balón con la velocidad en las bandas. Mosquera, que asumió el rol protagonista en el flanco defensivo diestro, apenas intervino en la faceta ofensiva. En la congestionada línea medular, el olímpico argentino Fazio fue un auténtico incordio para la dupla creativa isleña, formada por el ex nervionense Marco y Casabella.

Sin apenas ritmo, debido a las intensas sesiones que ha programado el cuerpo técnico durante el stage, el Sevilla se demoró en mostrar sus avales. Luis Fabiano, con una capacidad goleadora indudable, no pudo conectar en el inicio con Lautaro Acosta, un mediapunta rápido y con verticalidad. Apenas había opositado al control del esférico el cuadro que adiestra Jiménez cuando Fazio envió desviado un franco lanzamiento desde el ángulo del área.

El San Fernando de Antonio Iriondo, un equipo aseado con el balón en los pies, respondió con un conato de gol de Fonseca. Las triangulaciones visitantes apenas penetraban en la nutrida cobertura isleña. Renato buscó el protagonismo cuando Fazio perdió ingenio. Sin embargo, la labor de Canito, que retrasó su posición original, verificó el cansancio en las filas sevillistas.

Las conexiones entre los elementos ofensivos del Sevilla surtieron efecto y los discípulos de Manolo Jiménez gestionaron en régimen de monopolio las ocasiones. Renato, insistente y participativo, inició una fase de continua conexión con Luis Fabiano, que demostró las cualidades que en el anterior ejercicio encumbraron su figura a la categoría de referencia.

Y en pleno apogeo ofensivo, el de Sao Paulo consiguió en la recta final del primer período el 0-1. El demoledor artillero blanquirrojo batió a Raúl Iglesias tras una excelente combinación con Lautaro Acosta. El argentino demostró una innegable capacidad de desmarque y se asoció sin timidez con el otrora pichichi de Nervión.

Tras la reanudación, Jiménez desplegó un once con más dinamita en las bandas y en una medular en la que, sin duda, la evidente calidad de Romaric fue la nota más significativa. Aún ni había respirado el CD San Fernando sobre el seco césped de Bahía Sur cuando Chevantón mandó a la red un preciso pase de Koné. El carrusel de sustituciones imprimió un ritmo más ágil al encuentro, dominado de forma clara por el Sevilla.

Romaric firmó un par de asistencias al hueco y Maresca, que aceptó los galones de líder, surtió de balones medidos a ambos flancos. Diego Capel, muy inteligente, recurrió a las penetraciones individuales, una decisión para la que buscó con insistencia al ex del Le Mans. En los instantes finales, y mientras el técnico azulino, Antonio Iriondo, realizó numerosas modificaciones tácticas, el cuadro de Manolo Jiménez pudo rentabilizar su calidad en dos claras ocasiones que Koné, en primera instancia, y Jesús Navas, acto seguido, no supieron definir. Con el duelo decidido, Chevantón y Diego Capel se encargaron de instalar el definitivo 0-4.

  • 1