Local

Vidal-Quadras aboga por impulsar una diplomacia energética europea común

El eurodiputado asegura que la unión frente a terceros es el único modo de evitar crisis como la vivida entre Rusia y Ucrania en 2009.

el 11 oct 2012 / 19:48 h.

TAGS:

El vicepresidente del Parlamento Europeo, el popular Alejo Vidal-Quadras, durante su participación en el foro ‘Hablemos de Europa’ organizado por El Correo de Andalucía.

El vicepresidente del Parlamento Europeo, Alejo Vidal-Quadras, defendió la necesidad de impulsar una "diplomacia energética" en el seno de la UE " con el objetivo de que Europa hable con una sola voz". Así lo expuso durante su participación en el foro Hablemos de Europa, organizado por El Correo de Andalucía, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, y donde impartió la conferencia Desafíos energéticos en la Europa del siglo XXI.

"Es importante que los Estados miembros no vayan por libre y hagan pactos con actores externos que muchas veces pueden ir en perjuicio de otros", señaló. Al hilo de esto apuntó que el Parlamento de la UE ha intentado aprobar un reglamento para poder vetar a cualquier Gobierno que haga un acuerdo de suministro con un país tercero, aunque lo que se ha logrado hasta ahora es que estos tengan que informar para hacer posteriormente un dictamen.

Con ello, se evitarían conflictos como el acontecido entre Rusia y Ucrania en el invierno de 2009, que trajo consigo incluso muertes en algunos países de Centroeuropa a causa del corte del suministro del gas, indicó.

Vidal-Quadras hizo esta observación justo el día en el que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su homólogo francés, François Hollande, trataron en la cumbre bilateral hispano-gala celebrada en París el tema de la interconexión eléctrica entre los dos países vecinos. De hecho, acordaron el lanzamiento en 2014 de un nuevo proyecto en este sentido que se desarrollaría por aguas del Golfo de Vizcaya.

Durante el acto, patrocinado por BBVA y celebrado en el Hotel Gran Meliá Colón, el vicepresidente del Parlamento Europeo enumeró los retos a los que tiene que hacer frente Europa en un futuro inmediato. Entre ellos se encuentra el crecimiento de la demanda mundial debido al alza de las economías emergentes, lo que ha hecho "que se incremente de manera notable la competencia por el control de la energía". "Esto nos lleva a la conclusión de que un objetivo fundamental que debemos plantearnos es garantizar el suministro", dijo.

Por otro lado, destacó que se abre el horizonte del agotamiento de los combustibles fósiles, que en la actualidad suponen el 80% de la producción de energía en el mundo. "Tienen fecha de caducidad y, aunque no es inmediata, hay buscar fuentes alternativas", insistió Vidal-Quadras. A este respecto, destacó que el petróleo y el gas no convencional "abren nuevas oportunidades", como ha sucedido en EEUU. Así, defendió la posibilidad de explotar las reservas de gas no convencional en Europa -"en el País Vasco hay para 60 años", declaró-, aunque reconoció que no hay unanimidad a este respecto. "Los que tienen más dependencia energética se lanzaron con entusiasmo a ello, pero luego hay países que por política interna, como el caso de Francia, como hay resistencia de ecologistas dicen que no", subrayó.

En este sentido, recordó que en EEUU hay menos densidad de población en algunas zonas y "eso crea menos problemas, pero ellos explotan yacimientos en centros urbanos. Es una tecnología muy agresiva con el medio ambiente y si no lo haces bien puedes crear un desastre", reconoció, aunque insistió en que permite al país norteamericano acceder a un gas "mucho más barato". "En Europa yo no tendría dudas en hacerlo, aunque habría que introducir una normativa específica".

Otro punto al que hay que hacer frente, indicó Vidal-Quadras, es al cambio climático. "La reducción de emisiones es un eje clave de las políticas de la UE. Aquí existe un consenso total", recalcó. Así, explicó que esta preocupación es la que ha llevado a la UE a marcarse el objetivo del triple 20 en 2020 -esto es, que el 20% de la producción proceda de renovables, reducir un 20% las emisiones y mejorar un 20% la eficiencia energética-, algo que "se hubiera considerado utópico hace unos años pero ya se ve que no".

De hecho, destacó la importancia que tiene la política energética en el seno de la UE, ya que el triple objetivo "ha espoleado una actividad legislativa frenética en los últimos años".

  • 1