Local

Viejas pasiones de cartón

En el coleccionismo de cromos perviven los recuerdos viejos, casi olvidados, de décadas de sentimiento futbolístico.

el 22 sep 2010 / 19:06 h.

TAGS:

Cromos de dos plantillas del Sevilla FC en los años 50.

Alrededor del fútbol surgen las luces del espectáculo y la fama, la sombra y el sinsabor de las derrotas, los nombres, la historia, las canciones y los símbolos. Un maremagnum de los sentimientos y la ilusión de que se alimenta este deporte, de recuerdos que, años y décadas después, permanecen en la memoria de los aficionados o acaso en un trozo de papel amarillento y viejo.

En los cromos, esas estampas del fútbol y la vida nuestra, esos retablos que atesoran momentos fugaces e imperceptibles, perviven los nombres, los mitos y símbolos, las luces y sombras, el olor y el rugido de las gradas, los bares y las casas en aquellas eternas tardes de gloria y lágrimas de antaño.

Pero, ¿qué fue de los cromos y de todas esas cosas que, junto a ellos, se llevó el tiempo? Probablemente todo eso ya está perdido para siempre. O no. Pues también puede ser que algún coleccionista de antigüedades conserve esas estampas, en espera de que los aficionados nostálgicos las compren para poder rememorar y legar a otros aquellas viejas vivencias.

Y gracias al afán de estas personas los sevillistas y los béticos pueden hallar las reliquias más remotas de sus equipos en el extremo más inimaginable del país, en Sant Andreu de la Barca, la localidad barcelonesa donde reside Javier Serra. Desde hace años, este coleccionista se dedica a repasar mercadillos y lugares similares en busca de toda clase de antigüedades, entre ellas, y en gran parte, cromos de fútbol.

Entre los 50 álbumes completos y los alrededor de 3.000 cromos sueltos de que dispone Javier -todos ellos antiguos, desde "los de 1915, que venían con las tabletas de chocolate", hasta los de hace tres o cuatro décadas- hay algunas joyas antiguas de los clubes sevillanos: estampas de los años 20 o los onces del Sevilla en la década de los 40 y los 50, los años grandes del club nervionense.

Uno puede entender que el valor sentimental de estas reliquias es incalculable, pero, ¿cuánto puede llegar a pagar alguien por ellas? Javier cuenta que "por un álbum completo suele pagarse en torno a 400 ó 500 euros", un precio que "varía según la antigüedad, la rareza y el estado de conservación de los artículos", pero que ha alcanzado los 1.500 euros en el caso de un álbum de Ediciones Este de la temporada 1972-1973, "lo más caro que he vendido". De hecho, Javier confiesa que "el mejor comprador de cromos que tengo es un sevillano".

Pero Javier no es más que uno de los muchos coleccionistas de antigüedades que aprovechan portales de Internet como Todocoleccion.net para vender sus artículos. En esta web hay otras muchas estampas de fútbol, algunas recientes, como la colección de 46 portadas con la plantilla completa del Real Betis que El Correo de Andalucía regaló a sus lectores hace casi 15 años.

Y eso son los cromos: años y años de sentimiento futbolístico en pequeños trozos de cartón. Tardes eternas contando estampas, pegándolas sobre el álbum, cambiánolas con los amigos, en la calle. Aquella extraña ilusión de abrir un sobre y que nos tocara alguna nueva o difícil, y la vieja pasión de abrir el álbum y ver a los ídolos con cuya victoria soñábamos todos los domingos.

  • 1