Local

Viera niega que haya 'crisis' y el PSOE-A prevé un pacto inminente

Mensajes de consenso, anuncios de un pacto inminente y un tono inusitadamente conciliador. La crisis del PSOE tocó techo -al menos, de momento- la pasada semana. Chaves marcó el viernes la línea a seguir. Y todos, salvo Villalobos, la siguen

el 15 sep 2009 / 15:49 h.

TAGS:

Mensajes de consenso, anuncios de un pacto inminente y un tono inusitadamente conciliador. La crisis del PSOE tocó techo -al menos, de momento- la pasada semana. Chaves marcó el viernes la línea a seguir. Y todos, salvo Villalobos, la siguen. Ayer, le tocó el turno a Viera y a los principales dirigentes regionales.

El secretario provincial del PSOE no se pronunciaba públicamente desde que el viernes día 19 se vio forzado a frenar su pulso con Alfredo Sánchez Monteseirín y congelar su propuesta de designar a Emilio Carrillo como portavoz del grupo municipal en contra del regidor. Asumió el discurso de que había que rebajar la tensión y buscar un pacto.

Ayer, trató de restar importancia a todo lo ocurrido y mostró -al igual que hizo el alcalde- su confianza en que los contactos que se mantienen den como resultado un acuerdo: "Estamos en el camino adecuado. En el PSOE no hay crisis. Ha habido una situación puntual que intentamos resolver. Hay disposición para llegar a un acuerdo. Deben prevalecer los intereses ciudadanos".

Viera aseguró que la intervención del PSOE-A no será necesaria. Pero el papel del regional está siendo determinante. Fue el secretario general, Manuel Chaves, quien ordenó detener el conflicto. Y ayer lanzaron mensajes de consenso sus números dos y tres.

El vicesecretario del PSOE-A, Luis Pizarro, señaló que la crisis "es un tema superado y cerrado". "Se ha llegado a la conclusión de que es necesario un periodo de tiempo para alcanzar el acuerdo de un portavoz que tenga el respaldo del grupo". Similares palabras usó el secretario de Organización, Rafael Velasco: "Ha habido una disparidad importante, pero seguro que llegarán al consenso".

Una de las grandes preocupaciones de la dirección regional es la trascendencia que ha cobrado la crisis que salpicaba ya al ámbito regional. El portavoz del PP, Juan Ignacio Zoido, se aprovechó de esta situación y forzó un encuentro con Manuel Chaves en el Parlamento. La dirección socialista restó ayer importancia a este encuentro.

Pizarro señaló que al ser el presidente de la Junta "una persona respetuosa no tuvo inconveniente en reunirse con Zoido", aunque admitió que no conocía el contenido de la reunión. El vicepresidente del Gobierno andaluz, Gaspar Zarrías, acusó directamente a Zoido de "instrumentalizar" la cita y negó que se hablase del Ayuntamiento. "Fueron cuestiones personales", indicó. El PP respondió con un comunicado con el que se insinuaron la división en el PSOE-A: "Hablamos de la situación del Ayuntamiento. Zarrías lo niega movido por intereses personales".

Zoido planteó a Chaves su malestar por las palabras de Torrijos, quien comparó el acoso a su formación con un "pelotón de fusilamiento". El portavoz de IU censuró al líder del PP: "Ha actuado de forma patética, llorona, plañidera persiguiendo a Chaves por los pasillos. Quien ha hecho de pirómano y ha degradado la vida política quiere ahora ser bombero".

  • 1