Local

Viera se defiende y acusa a su ex director general de "traición"

El ex titular de Empleo defiende su gestión ante la presunta "trama" de ERE fraudulentos y la de los otros responsables de la Consejería Guillermo Gutiérrez y Antonio Fernández en la etapa investigada. Desde el actual Gobierno andaluz, el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, rompió la primera lanza por la "honestidad" de los tres frente a la tibieza mostrada hasta ahora por la Junta.

el 11 feb 2011 / 20:57 h.

TAGS:

José Antonio Viera y Javier Guerrero coincidieron en Empleo entre 2000 y 2004 como consejero y director general respectivamente.
"Si hubiéramos sabido algo, hubiéramos tardado 30 segundos en denunciarlo. Ha habido una traición, una deslealtad, ha fallado la confianza". El secretario general del PSOE de Sevilla y ex consejero de Empleo, José Antonio Viera, rompió ayer su silencio sobre la investigación judicial que cuestiona el sistema de ayudas públicas a empresas en crisis para el pago de prejubilaciones concedidas a través de un convenio con el Instituto de Fomento de Andalucía firmado durante su etapa en la Junta. En el marco de este proceso judicial se han producido ya diez detenciones y se han detectado 39 falsas prejubilaciones en una docena de ERE.

 

En declaraciones a Radio Sevilla, incidió en que los procedimientos eran "legales" y las ayudas estaban fiscalizadas, en contra de lo que señala la Policía Judicial, cuyo informe sirvió de punto de partida para que una jueza investigue una presunta "trama" de ERE fraudulentos en los que se incluían falsos prejubilados. "El procedimiento es legal y las acusaciones son erróneas y se va a demostrar", apuntó Viera, quien delimitó toda responsabilidad en las irregularidades al uso que pudiera hacer de estos fondos el director general de Trabajo durante nueve años, Javier Guerrero: "Una organización deposita una confianza en un director general. Si la confianza falla, se producen estas cosas. Se ha roto la confianza. Ha habido traición y deslealtad", dijo Viera.

Frente a la escasa contundencia del Gobierno andaluz a la hora de defender a los consejeros de Empleo durante los últimos años -Guillermo Gutiérrez, el propio Viera y Antonio Fernández-, Viera defendió "la legalidad y la honestidad" de todos ellos. Incluso justificó el hecho de que las ayudas se mantuvieran pese a la existencia de hasta tres informes de Hacienda en contra porque éstos no eran "vinculantes" y "la autoridad obedece unas veces sí y otras no". "Es evidente que los procedimientos son cada vez más garantistas, pero siempre han sido legales", apuntó. Viera aseguró "dormir tranquilo" y no tener "miedo" a ser imputado.

Desde la Junta, el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, se desmarcó de la tibieza de sus compañeros de Gobierno para defender de forma contundente la "honradez, honestidad y responsabilidad" de los tres consejeros de Empleo que trabajaron con Guerrero así como del sistema de ayudas ahora en cuestión, al defender que los ERE han permitido "salvar a muchas empresas".

Pizarro calificó de "brillante" la gestión de los tres exconsejeros, que no se pude poner en cuestión por culpa de "cuatro impresentables". "No hay derecho que por cuatro sinvergüenzas que han habido gestionado estos recursos se manche lo que ha sido un instrumento fundamental para el desarrollo económico y el mantenimiento del tejido productivo", subrayó. Además, defendió que la Junta fue la primera en acudir a la Justicia y la "tolerancia cero" del PSOE que expulsará a cualquier implicado frente a la actitud del PP en Madrid o Valencia.

Precisamente, el líder del PP, Mariano Rajoy exigió "responsabilidades políticas" después de que el jueves Esteban González Pons apuntará directamente al conocimiento de estos hechos por el ex presidente andaluz Manuel Chaves y su sucesor José Antonio Griñán, una acusación que Chaves tildó ayer de "infamia". El PP interpelará en el Congreso al ahora vicepresidente primero del Gobierno sobre este asunto.

  • 1