Local

Vigilantes para multar los saltos en la peña de Matalascañas

Un dispositivo de seguridad sancionará con multas de hasta 6.000 euros a los bañistas que se suban a la roca para tirarse.

el 22 ago 2011 / 18:56 h.

TAGS:

Los jóvenes suelen subir a la peña de la playa para tirarse al mar, una acción prohibida.
Desde febrero de 2010, el Ayuntamiento de Almonte (Huelva) cuenta con una ordenanza municipal que incluye, entre las conductas sancionables, una muy habitual cada verano entre los bañistas que acuden a la popular playa de Matalascañas: subirse a la peña que preside la playa y lanzarse desde ésta al mar. Así, hace más de año y medio que no solo está prohibido sino teóricamente multado con entre 3.000 y 6.000 euros. Sin embargo, en la práctica no se ha sancionado a nadie. Y no porque los bañistas hayan abandonado esta práctica, aunque sí es cierto que se ha reducido, sino por la falta de agentes específicamente destinados para hacer cumplir la normativa.

 

Por ello, el Ayuntamiento de Almonte está dispuesto a hacer efectiva la ordenanza y prevé crear, antes de finales de este mes de agosto, un dispositivo, coordinado por la Guardia Civil, Salvamento Marítimo y la Policía Local, con el fin de acceder a la Peña de Matalascañas -conocida popularmente como el tapón por su forma semejante a los tapones de las bañeras- y sancionar a las personas que la utilicen como trampolín para lanzarse al mar.

El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento almonteño, Alberto Mondaca (PP), reconoció que, pese a que la ordenanza está en vigor, por el momento "no se ha multado a nadie" por acceder a la conocida piedra de Matalascañas y tirarse desde ella.

El consistorio reconoció a principios de verano que la Policía Local y los socorristas tenían dificultades para controlar la situación, ya que necesitaban uniformes especiales y además la zona no estaba balizada, por lo que para acceder a la peña había que rodearla o acercarse en lanchas y tratar de disuadir a los jóvenes subidos en la roca de que bajaran pero todo desde la embarcación.

Ahora, el balizamiento con el que cuenta la Peña de Matalascañas implica la prohibición de paso y de uso por los riegos que entraña para la seguridad personal, especialmente si se escala por ella y se usa como trampolín, una acción "sumamente peligrosa" y que ha provocado más de un accidente en el que algún joven ha quedado tetrapléjico tras lanzarse de lo alto de la peña, colisionando de cabeza con el fondo del mar.

El consistorio también mejoró este verano la señalización que alerta contra el peligro de lanzarse desde la roca, en realidad los restos de la Torre de la Higuera. Así, frente a los anteriores carteles que incluían la prohibición entre las diversas recomendaciones y otros peligros, se ubicaron carteles concisos en los que se advierte de la sanción económica en el acceso a la playa y junto al puesto de socorro.

  • 1