miércoles, 14 noviembre 2018
03:32
, última actualización
Local

VIH, un virus viejo que repunta en los jóvenes

Frente al descenso generalizado de casos, crecen los contagios en chicos homosexuales. En Sevilla hay 4.000 enfermos diagnosticados y en tratamiento pero el 25% de los infectados no lo sabe.

el 01 dic 2011 / 21:54 h.

TAGS:

Las ONG reclamaron ayer más detección precoz.

Diego García, de 46 años, no se inyectaba droga y siempre usaba preservativo en sus relaciones, pero igual que existen embarazos no deseados por fallos, en su caso la rotura del profiláctico le supuso infectarse del VIH hace 15 años. Lo detectó pronto porque "estaba muy concienciado sobre la importancia de cuidar la salud y me hacía las pruebas cada año". La detección precoz es clave para no desarrollar sida u otras enfermedades vinculadas al déficit inmunológico que supone ser seropositivo. Y es esa detección precoz la que falla hoy, cuando se cumplen 30 años de lucha contra la enfermedad, sobre todo en los más jóvenes que "ven el sida como una enfermedad del pasado, de gente mayor".

Actualmente hay 4.000 sevillanos diagnosticados y en tratamiento (2.100 en seguimiento en el Virgen del Rocío, 1.000 en el Macarena y 800 en el Valme), pero entre el 25 y el 30% de los enfermos de sida no lo sabe, según datos de la Consejería de Salud. La prevalencia ha ido en progresivo descenso y hoy es de 16,69 casos por cada millón de habitantes. Pero hay una población en la que ha repuntado: los chicos homosexuales. Uno de cada diez está infectado.

Ayer, en la Plaza de San Francisco, las ONG que trabajan con este colectivo instalaron una unidad móvil para practicar el test rápido de VIH. En 2008, la Junta puso en marcha un programa para acercar esta prueba, que se puede solicitar en cualquier ambulatorio, a colectivos en riesgo y que no suelen acudir al sistema sanitario público, a través de las ONG. Desde entonces, se han realizado 1.744 test que han permitido el diagnóstico precoz de 53 casos, según los datos de Salud, que contrastan con los de las ONG. Solo la asociación Adhara lleva casi 400 pruebas este año y en los últimos dos meses una decena dieron positivo, según explica García, coordinador de esta entidad.

La mayor tardanza de los ambulatorios en dar los resultados y el "miedo" a pedir la prueba a un médico que tiene contacto con el resto de la familia hace que el papel de las ONG en este programa sea fundamental. Un papel que tanto García como la coordinadora de la asociación de transexuales ATA, Mar Cambrollé, ven "en riesgo" porque "las subvenciones no llegan y con voluntad política no se hace prevención sino con dinero". "Hay comunidades que hacen recortes de hecho como Madrid y otras que los hacen de facto como Andalucía retrasando las ayudas", lamentó Cambrollé. Un diagnóstico temprano "ahorra costes sanitarios futuros". Los tratamientos antirretrovirales suponen un gasto medio de 7.009 euros anuales por paciente, según los datos de Salud.

Junto a la detección precoz, el otro caballo de batalla es la prevención, donde tanto García como Cambrollé consideran que ha habido una "relajación" en cuanto a campañas de concienciación y programas educativos. La asociación de gays y lesbianas Colegas demanda a Salud un plan de choque específicamente dirigido a los jóvenes homosexuales, donde la tasa de contagio ha crecido un 6% (del 40 al 46%) en Andalucía, de forma que el 26,4% de los nuevos casos registrados en el último año han sido fruto de prácticas homosexuales y bisexuales.

Y es que, además del aumento en la esperanza de vida, lo que más ha cambiado es la vía de contagio. En los primeros años de la enfermedad la principal era la parenteral (por el consumo de drogas inyectadas). Los programas de reparto de jeringuillas para evitar la práctica de compartirlas y de metadona redujeron mucho esta vía (aunque según Salud, el año pasado el 41,4% de los nuevos pacientes se contagiaron por esta vía). Igualmente, la inclusión de la prueba de VIH entre las que se hacen a todas las embarazados ha eliminado el contagio de madres a hijos (en 2010 no hubo ninguno).

Por tanto, ahora la lucha es contra las prácticas sexuales de riesgo y por la detección precoz. Es el mensaje de Diego para los jóvenes:"que usen siempre preservativos e incorporen las pruebas en su rutina, porque el riesgo existe y sexo practicamos todos". Pero también hay un mensaje para la sociedad en general:eliminar el estigma. Y para ello, "deben empezar las administraciones por legislar para que las aseguradoras no prohiban a un seropositivo hacerse un seguro de vida, o que las normas de acceso a un centro de día o residencia de discapacitados les excluyan. O para ser taxista en Sevilla, según el último reglamento. Eso está pasando en 2011".

  • 1