Local

VII Festival de cine bajo la luna en Islantilla

Las noches en la playa tienen un nuevo protagonista: el cine. 27 sesiones repartidas a lo largo de los dos próximos meses con una oferta muy variada.

el 02 jul 2014 / 13:00 h.

Todos los preparativos del Festival de cine a la luz de la luna ya están listos/ M.B. Todos los preparativos del Festival de cine a la luz de la luna ya están listos/ M.B. Mónica Bautista Comienza la temporada de cine de verano en Islantilla (Huelva) con la playa como escenario y con el Festival internacional de cine bajo la luna-Islantilla cinefórum como marco. En él se pueden encontrar proyecciones de largometrajes y cortometrajes que provienen de todo el mundo. Meses de vacaciones en los que los principales protagonistas son las noches de playa en Islantilla y el séptimo arte. En total, doce largometrajes y 100 cortometrajes distribuidos en 27 sesiones repartidas en martes, miércoles y jueves a las 22.30 horas. Además, se puede disfrutar de exposiciones, mesas redondas y otras actividades culturales. La iniciativa lleva siete años en marcha y en ella colaboran varias entidades. Entre otras, la Mancomunidad de Islantilla, los ayuntamientos de Isla Cristina y Lepe, la Universidad de Huelva, la Universidad Internacional de Andalucía y el colectivo empresarial de Islantilla. Un festival que crece conforme pasa el tiempo. Hace unos años solo duraba unos meses, pero en esta temporada lleva activo desde junio gracias a un convenio con la Universidad de Huelva. Islantilla cinefórum apuesta por la apertura de la cultura a las calles del pueblo en busca de nuevos espacios y de nuevos formatos. Y no solo se trata de una iniciativa de entretenimiento. Como explica su director, Esteban Magaz, es una actividad formativa que se materializa en acuerdos con varias instituciones académicas. Su fin es poner en marcha cursos de cine en Islantilla y consolidar así la relación de la localidad con la producción audiovisual. Uno de los aspectos que más destaca es su apertura a todos los públicos. Todas sus sesiones tienen acceso gratuito hasta completar aforo, que es de unas 100 personas, y que suele llenarse en cada sesión. Además, durante la última semana de agosto se concentran en una serie de obras que han llegado a finalistas tras el concurso de los dos meses anteriores. Hay mucha variedad temática, los cinco continentes están representados. Y no es algo nuevo. De hecho, en la pasada temporada, se alzó vencedora una película francesa, Le Bonheur... terre promise, de Laurent Hasse, una película documental sobre la búsqueda de la felicidad a pie por toda Francia. «Este año tenemos mucho cine internacional. El concurso comenzó hace apenas una semana y aún queda mucho por delante.», comenta Esteban Magaz. Es a finales de agosto, en la gala de clausura donde el jurado entrega los premios Luna de Islantilla. Un jurado en el que este año encontramos caras muy conocidas del panorama cinematográfico español, como el director de cine Jaime Chávarri, la directora de producción ganadora de un Goya Marisol Carnicero, el actor andaluz Paco Tous, la actriz madrileña Lidia San José y en representación de la RTVA el realizador, guionista y montador, Jaime Vicent. Ellos son quienes deciden los ganadores del Premio Luna en diferentes categorías: Mejor Dirección, Interpretación, Guión, Música Original, Fotografía y Dirección Artística. Además, los asistentes a las proyecciones otorgarán, a través de su voto, los premios del público al Mejor Largometraje y al Mejor Cortometraje de entre todas las obras que forman parte de la sección oficial del concurso. «El público es muy participativo. También va cambiando un poco por quincenas; esto es una zona turística, y durante el festival va variando», indica Esteban Magaz. Hoy, sin ir más lejos, la oferta cinematográfica del Festival brinda una serie de siete cortometrajes en el patio de la Oficina de Turismo que pasan por la ficción y la animación. Sus autores son españoles, mexicanos, turcos y austriacos, siendo ésta una muestra de la interacción entre culturas que se produce en las pantallas gracias a la iniciativa. Pero el Islantilla cinefórum no solo son películas, también hay talleres como la exposición solidaria de pintura que encabeza Enrique Montenegro y que esta semana se celebra en la localidad. De ella, el 15 por ciento de las ventas de los cuadros irá donado a Cáritas. En breve se confirmará el resto de actividades que tendrán lugar a lo largo de julio y agosto que, según adelantan desde la organización, tendrá un carácter participativo y estará orientado al entretenimiento y la formación de turistas y lugareños. Desde esta séptima edición, el festival tienden la mano a los espectadores para que se involucren en las actividades y hagan suyas las películas. Porque a veces la vida es tan bonita que parece una película.

  • 1