Local

Villanueva se 'patea' Sevilla

Todo el día paseando por Sevilla. Así disfrutó Javier Villanueva de su primer día tras regresar de Bolivia, donde pasó los últimos cuatro años intentando zafarse de una acusación de asesinato de la que al final fue absuelto. Le ha impresionado la Avenida porque "el tranvía lo ha cambiado todo". Foto: Antonio Acedo.

el 14 sep 2009 / 22:45 h.

TAGS:

Todo el día paseando por Sevilla. Así disfrutó Javier Villanueva de su primer día tras regresar de Bolivia, donde pasó los últimos cuatro años intentando zafarse de una acusación de asesinato de la que al final fue absuelto. Le ha impresionado la Avenida porque "el tranvía lo ha cambiado todo".

El Centro, la Avenida de la Constitución, toda la ribera del Guadalquivir, la Maestranza, el Puente de Triana... Villanueva dedicó toda la jornada a enseñarle Sevilla a su novia, Carola, como había prometido, y a atender con paciencia y amabilidad infinitas a la gente que lo saludaba por la calle y a la prensa, que lo obligó a vivir una jornada maratoniana. "A Carola tenía muchas ganas de enseñarle el río, y le han encantado las casitas de la calle Betis. Me ha preguntado si allí vive gente... ¡y le he dicho que sí, pero que es carísimo!", dice a carcajadas.

Impresionado por "lo caro que está todo" y algo constreñido porque lleva puesta ropa de su hermano, ya que salió de Bolivia sin equipaje para que no pudieran retenerlo con argucias como meterle droga en la maleta, Villanueva no deja de sonreir y repite que está encantado, que no se esperaba tantas muestras de cariño: "Un policía me ha visto de lejos y me ha hecho una señal con el pulgar hacia arriba. Y me ha parado por la calle mucha gente, sobre todo personas mayores, que me verán como a un nieto y pensarán que lo que me ha pasado a mí puede pasarle al suyo", explica.

Lo que a él le ha pasado, una detención con torturas incluidas, una acusación de asesinato que lo obligó a vivir 18 meses en la cárcel y a no poder salir de Bolivia en cuatro años y un larguísimo periplo burocrático, todo eso, terminó con su vuelta a Sevilla el lunes. "Cada minuto que paso aquí me siento más tranquilo", admitía ayer, e interpretaba: "Creo que a la gente le caigo bien porque no soy un futbolista ni un famoso, soy una persona normal".

La noche del lunes cenó con su padre y con su esposa, Carmen, en un restaurante mexicano, pero ayer, aunque había pasado 40 horas sin dormir por el viaje, se levantó temprano y no volvió a casa hasta la noche. Después de pasear durante toda la mañana, Carola, agotada, se marchó a casa con su hermano Álex, pero él siguió atendiendo a la prensa que lo reclamaba.

Se vuelve a reir cuando se le pregunta si no se va a ganar una regañina de su abuela, una de las que con más ansias ha esperado su vuelta después de cinco años sin verlo, desde la última vez que él estuvo en Sevilla. "No, mi abuela está feliz con saber que estoy acá y estoy seguro, tampoco quiere que esté todo el día pegado a ella", explica, con el acento y las expresiones que se le han quedado después de pasar ocho años en Bolivia.

Aunque en la estación de trenes lo esperaron muchos amigos el lunes -"Pedro, José Juan, Dani, Sergio con su niño..."-, aún le quedan otros por ver. En el club de Santa Clara, su barrio, están organizando una comida multitudinaria en la que se producirá ese reencuentro.

Planes de futuro. Aunque con el trasiego no acaba de aterrizar, Javier ya empieza a pensar qué hará con su vida, además de "ir con Carola a la playa". Repite que será "empezar de nuevo"; montar un bar, como tenía en Bolivia, sería excesivamente caro, y de "lo que salga" al final dependerá si sigue viviendo en Sevilla o en otra parte. Tiene una baza a su favor: parece que a su novia, a la que también reconocen por la calle, le gusta Sevilla. Tampoco sabe si tendrá que volver a Bolivia pronto, porque parece que la fianza que pagó por su libertad provisional sólo puede recogerla él, aunque ha firmado un poder notarial a sus abogados con el que espera que sea suficiente. "Porque yo voy a denunciar al Estado, y claro, así no creo que volver sea lo mejor".

  • 1