Economía

Visa cifra en un 20% del PIB la economía sumergida en España

Un informe recoge que alcanzó los 205.000 millones el pasado año

el 14 dic 2010 / 22:00 h.

Las pequeñas reparaciones son proclives a la evasión de impuesto y el cobro en ‘B’.

Cuando el ex ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, cifró a principios de año la economía sumergida entre el 16% y el 20%, otros representantes del Gobierno, encabezados por la vicepresidenta económica, Elena Salgado, salieron rápidamente a desmentir el dato al no tener "ninguna base científica". Ahora parece que algunos informes dan la razón a Corbacho. Así, un estudio realizado por la consultora A.T. Kearney y Visa Europe presentado ayer asegura que la economía sumergida alcanzó en España los 205.200 millones de euros en 2009, lo que representa el 20% del Producto Interior Bruto (PIB).

El estudio indica que el volumen de economía sumergida se situó cinco puntos por encima de la media de Europa Occidental, en el tercer lugar -compartido con Portugal- con mayor porcentaje respecto al PIB, y el cuarto, tras Alemania, Italia y Francia, en volumen.

Por sectores, los de construcción (con 40.000 millones), autónomos (29.000), comercio (23.000), inmobiliario (19.000), hoteles y restaurantes (17.000) y transportes (12.000 millones) ocuparon las primeras posiciones.

Entre los factores que favorecieron la actividad destacaron los altos impuestos, el peso de la Seguridad Social, la amplia labor económica desempeñada por pymes y autónomos, así como los pocos recursos de las autoridades para luchar contra una irregularidad que incluye tanto trabajos como ventas no declaradas.

La economía sumergida se concentró en las interacciones entre pymes (con una facturación inferior a 6 millones anuales), mientras que el número de billetes de 500 euros en circulación en España impulsó un "incremento acusado" del número de transacciones en efectivo por importes altos.

Visa destacó que el número de estos billetes en España se multiplicó por diez entre 2002 y 2007, y equivale actualmente a dos tercios del total del valor del dinero en circulación en el país.

Además, las actividades de pymes, empleadores y personas con un volumen de ingresos alto que generaron economía sumergida se perciben "como algo normal" en la sociedad, lo que aumenta la tolerancia hacia el fraude.

En el informe se destaca que la economía sumergida se basa en operaciones con el dinero en efectivo, ya que ofrece la posibilidad de realizar transacciones anónimas imposibles de rastrear.

La lucha contra la economía sumergida en España se centra en el trabajo no declarado mediante medidas para la reducción de las cargas administrativas y fiscales, así como el aumento de los controles y la imposición y cobro de multas.

Sin embargo, centrarse en las ventas no declaradas a consumidores o entre empresas podría reducir la economía sumergida en unos 23.600 millones (un 11,5%).

Las ventas de automóviles y repuestos, bares, comedores, taxis, autobuses y transporte, los comercios no especializados y los alojamientos de bajo coste concentraron este tipo de prácticas y un mayor uso de las operaciones electrónicas limitaría las ventas no declaradas.

El peso de esta economía sobre el PIB oscila entre el 8% y el 18% en Europa occidental del Norte, entre el 20% y el 27% en la zona mediterránea y entre el 17% y el 33% en Europa del Este.

  • 1