Local

Vístete a la última

el 28 jun 2011 / 21:37 h.

TAGS:

Las modelos de Doble Erre durante el desfile de Tintarella.

Los nervios a flor de piel. Hace apenas unas horas los exámenes eran los responsables de que Clara, Esther, Yaiza, Rei, Alejandro y hasta una veintena de jóvenes promesas de la moda padecieran tan ingrata sensación. Ayer, estos jóvenes alumnos de la Escuela de Diseño y Comunicación CEADE Leonardo seguían con el alma en vilo. Pero en esta ocasión no se trataba de aprobar con más o menos acierto los dichosos exámenes, sino de presentar sus diseños ante el sabio público, que siempre sabe juzgar.

De este modo, ellos fueron los encargados de abrir la I edición de MOVE Sevilla: Moda en movimiento. Porque desde ayer, y hasta el próximo 30 de junio, la moda es, una vez más, la protagonista en Sevilla. Talleres (todos gratuitos), showrooms, pasarelas, conferencias y exposiciones forman parte de este evento al que, a buen seguro, se le augura un prometedor futuro.

La iniciativa de la mencionada escuela tiene como objetivo fomentar la moda y dar a conocer a los nuevos talentos españoles en un sector que está en continua evolución, reinventándose a sí mismo y con hambre de nuevas e innovadoras propuestas. Pues bien, el primer plato se sirvió a gusto de todos porque los allí presentes quedaron embelesados con tan estrafalarios diseños. Cada alumno presentaba, por primera vez, su colección propia. A pesar de su juventud, Alejandro Berro, se mostraba relajado momentos antes de que el desfile entrase en plena actividad.

Este joven estudiante de diseño forma parte de este grupo de noveles artistas de la aguja y el dedal. Dice haberse inspirado en la teoría del subconsciente de Freud y, tal como lo explica, sus diseños parecen tomar forma. De modo que para representar el raciocinio ha utilizado líneas limpias y geométricas; para el instinto se ha inclinado por tejidos animalados, como la polipiel (imitando al cocodrilo).

"Quiero presentar la imagen de una mujer futurista, radical, que se desmarque de lo convencional", argumenta. Para Alejandro, ir a la última este verano significa una vuelta a lo artesanal. "Ganan los tejidos naturales como el crochet, el punto o el lino". Además, dice este joven diseñador que si no se tiene en el fondo de armario prendas de este tipo, no se apure, porque "basta con un complemento que tenga un punto artesanal", puntualiza.Y de una mujer futurista a otra romántica. Leandro Cano es otro de los alumnos recién titulados en Diseño. Su trabajo parece salido del mismísimo cuadro de Las Meninas de Velázquez. "Mi colección es muy teatral. Juego con el punto y las artes escénicas", comenta. Y el resultado es de sobresaliente porque cada pieza está tratada con suma delicadeza.

Quizás, lo más llamativo de su colección sean unas faldas llamadas Nueva Menina, prendas que el diseñador vislumbró en pleno sueño, ¡zas! ahí estaban. Esta incipiente promesa de la moda iba para diseñador gráfico pero pronto se dio cuenta que lo suyo era el diseño. "Siempre me había encantado la moda pero no me había planteado dedicarme a ella", confiesa. Menos mal que recapacitó... porque este chico apunta alto en estas lides.
Detrás, en el backstage, el resto de participantes no podían ocultar su nerviosismo. Carreras, retoques de última hora, gritos, tropiezos, todo era un frenesí de sensaciones. 23 promesas de la moda esperaban su turno para presentar sus trabajos. Uno a uno salieron, sólo buscaban, ni más ni menos que conquistar su sueño.

  • 1